viernes, 5 de marzo de 2010

La SGAE o los piratas de las Españas

Cada día que pasa, cuando uno cree que ya no es posible que nada le sorprenda, los señores (¿?) miembros de la Sociedad General de Autores (SGAE), no sólo logran que me sorprenda, sino más bien que salte del sillón en el que veo las noticias o se me ericen los pelos con su nueva tropelía.
Y he dicho TROPELÍA, ya que no se puede llamar de otra manera a los actos de esta panda de corsarios del siglo XXI, que pretenden vivir de rentas obtenidas de un modo más que cuestionable. Y sí, les llamo corsarios, porque ellos nos llaman a nosotros “piratas”, cuando no atracamos ni, por norma general (hay excepciones, que desde luego deben ser sancionados) nos enriquecemos con el esfuerzo de otros; a diferencia evidentemente de lo que hacen esta panda organizada de vividores que, con el beneplácito y tal vez también con la complicidad de los gobernantes (de ahí, el término de “corsarios”, piratas amparados por un gobierno) se dedican a asegurarse unos beneficios y jubilaciones millonarias, obtenidas a través de una suerte de “impuesto”, a la que ellos llaman “canon”, si bien podría perfectamente ser llamado “impuesto revolucionario” o directamente “extorsión”. Porque díganme ustedes, señores de la SGAE, por qué he de pagar yo con mis escasos ingresos, sus millonarios sueldos, cuando muchos de ustedes, comenzando por su director, hace años que no trabajan en la música, ni en nada relacionado.
Y es que sigo a día de hoy, sin entender el por qué tengo que pagar su maldito “impuesto revolucionario”, cada vez que compro un CD, DVD, lápiz de memoria, grabadora, ordenador, etc… para grabar y guardar mis datos, fotos, datos de mi trabajo, estudios, etc… cosas que, evidentemente no tienen nada que ver con sus cancioncillas puñeteras. Es decir, que ustedes nos llaman piratas porque, según ustedes nos enriquecemos a costa de su trabajo; pero…¿no es eso lo que hacen ustedes con su canon del demonio? ¿Acaso no se están ustedes enriqueciendo con el sueldo de todos los españoles? Francamente creo que los únicos piratas que hay aquí, en este país (a parte de los detenidos en la operación Atalanta, los que sí se enriquecen con las descargas cobrándolas luego, y que deben sin lugar a dudas ser perseguidos), son ustedes, los directivos y miembros de la maldita SGAE, que se empeñan en vivir a costa de los trabajadores.
Y no nos perdamos la última de estos sujetos, que con el calentón del ordenador casi se me olvida: ahora quieren cobrar ¡pásmense ustedes!, por los préstamos de libros en las bibliotecas. Lo que faltaba, ya se lee mucho en este país como para que aún encima estos piratillas del tres al cuarto quieran grabar con su impuesto retorcido el préstamo de un libro.
Yo por lo de pronto, seguiré sin cantar, aún en mi casa o en la ducha, no sea que a estos extorsionadores se les ocurra colarse en mi casa (ya lo han hecho en fiestas privadas, lo que, si no me equivoco, es más grave que descargarse una canción de Internet) y cobrarme por ello.
Y acabo ya, que no quiero aburrir, con una sugerencia: ministra de Defensa, deje que nuestros chicos vuelvan de la operación Atalanta, y envíe en su lugar a unos cuantos de los miembros de la SGAE, a ver si se enteran de lo que de verdad es un pirata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario