viernes, 9 de abril de 2010

La dictadura del gallego

El otro día, aprovechando que la tarde estaba lluviosa y desapacible, cayendo tal vez en un cierto estado de somnolencia, vinieron a mi mente recuerdos de años pasados, de etapas ya finalizadas de mi vida: el colegio, el instituto, las agotadoras clases, las lecciones repetidas una y otra vez, año tras año…Y como por arte de magia, guiado tal vez por el subconsciente, se me vino a la cabeza una de las lecciones más repetidas en las clases de “Língua e Literatura Galega”: el bilingüismo y la diglosia. Y recordé con total nitidez, los encendidos discursos de profesores y profesoras de la materia, hablando de la prohibición en la época franquista, de estudiar e incluso de hablar en ciertos ámbitos la lengua gallega; en esos mismos discursos, los responsables de la materia, siempre discurrían con las mismas explicaciones: el bilingüismo es la convivencia de dos lenguas en un mismo territorio, y en condiciones de plena igualdad; por el contrario, la diglosia era definida como la convivencia en el territorio de dos lenguas, una de las cuales tiene una situación de privilegio, contra la otra que, obviamente, está en situación de desventaja. Y los discursos de los profesores siempre terminaban con la misma conclusión: la situación actual del gallego con respecto al castellano es de una diglosia, debida en buena medida a las políticas franquistas en materia de lengua. Y la definitiva de las conclusiones era que, para alcanzar el verdadero bilingüismo, había que devolver el estatus perdido al gallego, a través de las políticas de normalización lingüística, que promoverían el empleo del gallego.


Pues bien, han pasado aún no diez años, y parece que la situación para el gallego ha mejorado de forma espectacular: más de a mitad de las asignaturas de primaria, secundaria y bachillerato se imparten en gallego; las administraciones locales y autonómicas, fundamentalmente, disponen de los impresos en gallego, siendo estos los únicos que existen, o bien, los únicos que se muestran al público (por propia experiencia hablo). Pero la mejora de la situación lingüística del gallego, se ha hecho con la depreciación franca del idioma castellano, el único oficial en el Estado Español; aquí cabría matizar que, si bien los idiomas gallego, catalán, vasco, etc… gozan de estatus de oficialidad, sólo disponen de éste en sus respectivos territorios, estando, por norma general y como figura, por ejemplo en el Estatuto de Autonomía de Galicia, determinada la cooficialidad de la lengua autonómica con la del estado, y teniendo sus habitantes el DERECHO, que no el DEBER, de hablar las lenguas de sus autonomías; a diferencia de lo que figura en la Constitución Española, máxima norma legal del Estado, en que se establece el DERECHO y el DEBER de conocer y utilizar el castellano por parte de todos los españoles, como lengua oficial del estado. A día de hoy, parece sin embargo que, nuestros derechos en materia lingüística, y en lo que se refiere al empleo de la lengua castellana, son vulnerados de manera continua, obligando a los menores a estudiar la gran mayoría de sus materias en gallego, sin darles la opción de elegir, ni a ellos ni a sus progenitores, el idioma en que quieren que sean instruidos sus hijos. Dicho de otro modo, la situación actual es de una verdadera desigualdad lingüística, a favor en este caso del gallego, siendo la lengua perjudicada el castellano. O lo que es lo mismo, la situación actual, lejos de ser la pretendida en los encendidos discursos de los profesores de lengua gallega, de un verdadero bilingüismo, en el que cada ciudadano puede escoger libremente la lengua en que quiere expresarse, y en todos los ámbitos posibles –incluyendo la enseñanza- , es de una marcada diglosia a favor del gallego; diglosia que llega a ser una verdadera dictadura lingüística.

12 comentarios:

  1. Me alegra comprobar, en una época como la actual en la que la protección y el uso del gallego está retrocediendo día a día a tristes épocas preconstitucionales, que todavía existe un lugar en galicia donde su implantación está en auge. No conozco ese lugar y dudaba de su existencia, pero las tajantes afirmaciones que se citan en este artículo no hacen otra cosa que obligarme felizmente a salir de mi error.
    Seguramente mi pesimismo respecto de este idioma viene provocado por una educación desde la primaria en la que el gallego era reducido a ámbitos marginales y donde muchas veces no se respetaba su uso ni en la propia asignatura de lengua gallega. Por supuesto la situación mejoró ligeramente con la llegada del instituto, pero el porcentaje de materias en gallego no se acercaba ni al 33% que propone Feijoo y mucho menos al 50% que pretendía el bipartito.
    Curiosamente, con la llegada a la USC, cuya lengua oficial es el gallego y en un lugar tan cercano a la sede del gobierno autonómico de la Xunta, tan solo recuerdo una o dos asignaturas de la carrera que fueran impartidas en este idioma.
    Por suerte, ni antes ni ahora nadie me ha obligado a usar ni una ni otra lengua, gracias a que vivimos en una democracia nada cercana a esa supuesta dictadura, ya sea lingüistica o no.

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy de acuerdo contigo Efrén.
    Quizás el hecho de ser un castellano afincado en Galicia por decisión propia hace que mi perspectiva se aligeramente diferente a la del resto de habitantes de allí.
    En cualquier caso, yo me considero afortunado, pues me he visto siempre rodeado de un bilingüismo razonable. Es decir, yo hablo castellano normalmente y gallego siempre que me hablen en gallego. Po dría hacerlo al revés, pero mi lengua materna es el castellano, y el gallego lo he aprendido de oidas.
    Loq ue realmente m enerva es la gente que intenta obligarte a que uses el gallego o aquella frase que decía algo asi como que "aquel gallego que no habla gallego no merece ser llamado gallego", y el hecho de que sea un idioma que no evoluciona porque el uso cree una norma, si no al revés. Pero como ya digo, no me he encontrado mucha gente de esa.

    Respecto a lo que comenta Kimico MC de la USC; a mi me parece correcto, e incluso bien, que se impartan las clases en castellano. Yo mismo había tenido muchos problemas para aprobar la carrera en gallego, o al menos los primeros años. Y por no hablar de las perdidas económicas que supondría para Santiago que el CAF consiguiera sus objetivos.

    Los fundamentalismos siempre son un error.

    ¿Por quñe s eutilizan los idiomas para separar a la gente en lugar que como la herramienta de acercamiento que deberían ser?

    ResponderEliminar
  3. Gracias por vuetros comentarios, Kimiko MC y Almostel. Resilta evidente que a mi, como individuo bilingüe (castellano-gallego), hablo uno u otro dependiendo del idioma de mi interlocutor; pero lo mismo haglo cuando me hablan en inglés o frances, idiomas que también conozco, uno mejor que el otro. Pero no voy a consertir que me impongan una lengua, que además, como Almostel dice, limitaría a muchos no gallegos en sus posibilidades de estudiar en galicia (en la USC, he visto como profesores que hablan y dan las clases en gallego, se negaron a darlas en castellano cuando alumnos árabes, les dieron educadamente a conocer su situación). Por no habler del ya conocido ejemplo de si te trasladas de Comunidad Autónoma, que tengas, para entrar en las administraciones a trabajar, que aprender la lengua regional.
    Por último, según un estudio de la propia USC, al gallego, le quedan menos de 100 años de vida, a pesar de los "cuidados intensivos" que se le aplican para mantenerlo artificialte con vida, en una actitud, que de darse en mi profesión y con una persona, se calificaría de "encarnizamiento terapéutico".
    Finalizo, dándoos las gracias por los comentarios a los 2, y, aclarando que esa es mi opinión personal, que dista mucho de ser Palabra de Dios, ley o la absoluta verdad; ante todo me considero un demócrata, que admite ideas y críticas, las rebate o las asume cuando ve que se ha equivocado.

    Y para acabar, vuelvo a decirlo: el que quiera hablar gallego, que lo hable, donde quiera, el quiera hablar castellano, también, pero que no nos impongan "por huevos" ningún idioma, ya que, como dijo Serrat, "antes cantaba catalán porque me lo prohibían; ahora canto en castellano porque me obligan a hablar catalán".

    ResponderEliminar
  4. Ante todo agradecer la comprensión y el respeto con las que se aceptan los comentarios en este blog, que dista mucho de lo que he podido experimentar en otros en los que he participado. A Almostel decirle que por supuesto nunca he tratado de imponer una lengua a nadie, a la gente que me habla en castellano les hablo en castellano y más si son de fuera de Galicia, a los que agradezco su interés por intentar aprender y hablar en gallego, pero que evidentemente nadie nace aprendido y por encima de todo los idiomas existen para comunicarse y entenderse de la mejor manera posible. Mis ideas no podrían estar más alejadas de la doctrina del CAF o cualquier otro tipo de fundamentalismo, pues ese tipo de imposiciones hacen tanto daño o más al idioma como cualquier tipo de ley que contemple un recorte en las competencias de la misma.
    Finalmente, un comentario al apunte que hace Efrén en su réplica: Aunque espero de corazón que el estudio sobre la supervivencia del gallego esté equivocada, me temo que la situación actual, de desprotección y la futura le auguran un oscuro desenlace. De todas formas no lo veo como una excusa para dejar que simplemente muera sin hacer nada por él, de igual manera que en ese caso se deberían dejar desaparecer las especies de animales en extinción, pequeñas tribus marginales sin posibilidad de desarrollo o infinidad de culturas en proceso de desintegración. Pienso que sería un gran error hipotecar de esa manera nuestro amplio legado cultural, tanto aquí como en el resto de España, pues toda esta apatía en relación con este tema no hace otra cosa que llevarnos a un peligroso modo de vida basado en el pensamiento único, tristemente similar al que nos describía George Orwell en "1984".
    Cada uno que hable lo que quiera, pero siempre teniendo presente el respeto a la opción del vecino, y a que todos tenemos derecho a existir, seamos grandes o pequeños o tengamos mayor o menor importancia en el conjunto. Al final esto nos enriquecerá como persona, y por que no decirlo, a la propia forma de expresarnos que hemos elegido.

    ResponderEliminar
  5. Xa tiña a impresion pola tua fotografia que eres unha persoa ben ridicula, Un petulante iñorante queé o pior que un pode ser. Ala patán vai tomar o fresco. Non sei si eres tan parvo ou eres un un mentiroso ou as dua scousas pailán eo nome que mellor che cadra. Por outra banda esceibas no idioma que scribas falo moi mal.- Tonto del culo, se dice así en Monforte

    ResponderEliminar
  6. Así me gusta, que se demuestre cada uno sin máscaras, como es, tal como piensa. Esa es la grandeza de nuestra Democracia Española. Que alguien que ni escribir en gallego sabe -podías al menos escribir gallego, no gallego-portugués, lleno de faltas de ortografía-, y con aún más falta de educación. En nombre de los escribimos este Blog, te invitaría a que si vas a expresarte en estos términos de falta de respeto a los demás, te abstengas de volver a entrar; pero como soy ante todo un demócrata, igual que los colaboran aquí, ni vamos a eliminar tu comentario irrespetuoso, faltón, insultante y que demuestra de qué pasta estais hechos tú y los que son como tú, ni te vamos a prohibir la entrada en él. Cosas ambas que los que son como vosotros -una panda de neofascistas, peores que la ultraderecha, aunque os digais de izquierdas- sí soleis hacer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. iso iso, fóra os fascistas-galeguistas da terra galega; avante os demócrata-cristianos de gallicia pilingui

    ResponderEliminar
  8. pues a pesar de toda esa discriminación positiva hacia el gallego , lo cierto es que a pie de calle está desapareciendo y sobre todo a nivel urbano. En las grandes ciudades gallegas osease Vigo y A Coruña es difícilismo oir hablar a alguien en gallego y si se oye es en barrios periféricos y en gente generalmente mayor o de origen rural. Así que algo se debe de estar haciendo mal cuando a pesar de es potenciación el idioma se está perdiendo a marchas forzadas. Y un idioma puramente litúrgico o ceremonial es un idioma muerto y si lo perdemos habremos perdido parte de nuestra esencia.

    ResponderEliminar
  9. Despropósito, a liberdade real para poder elexir "libremente" acadaríase cando exista unha igualdade real entre dúas linguas, pero desgraciadamente non é así, e moi o meu pesar, nunca o será.
    Falas da falta de liberdade para escoller o idioma no que os pais queren que se eduquen os seus fillos, pois ben como saberás non é unha competencia dos pais a elección da lingua na escola, faltaría máis, da mesma forma que tampouco poden escoller as unidades didácticas nin se os seus fillos reciben ou non educación sexual, non ten sentido. O concepto de liberdade empregado neses termos, moito me temo que non ten outro obxectivo que o de polemizar e dividir entre os bos que apostan pola "liberdade" e os dictadores "nazionalistas". A parte de motivos pedagóxicos que non vou expoñer aquí, esa opción de que os pais poidan escoller a lingua na escola sería unha loucura xa que caeriamos na posibilidade de que moitos nenos só falasen galego.
    Amigos a liberdade non é a posibilidade de escoller entre McDonals e Burguer King, é moito máis.
    Moito me temo que detrás deste tipo de pensamentos ben reducidos, non se agocha outra cousa que a falla de sensibilidade de cara a LINGUA PROPIA DE GALICIA, que é nin máis nin menos o signo de identidade máis importante da nosa cultura, o que ben a ser o que realmente somos, polo se nos mesmos non a respectamos, coidamos, mimamos e sobre todo valoramos, mal vamos. Como diría Castelao un galego sen o galego sería calquera cousa menos galego.
    Así ben, e xa remato, despois de ler cousas disparatadas, artigos sectarios e gañas dalgúns de embarralo todo, penso que a diagnose para todo isto é algo que xa foi diagnosticado fai algún tempo, chámase AUTOODIO.

    ResponderEliminar
  10. Muy bien hombre, has hecho que me sangren los ojos después de leer tantas gilipolleces, ya puestos oficializamos el inglés en todo el mundo para poco a poco ir destruyendo todas las lenguas y culturas minoritarias.

    Neme.

    ResponderEliminar
  11. Non sei como criticar o teu discurso dun xeito mas delicado que dicindo que é unha autentica merda!
    Considerome unha persoa con ideoloxia de dereitas, e ainda asi pareceme inaceptable a cantidade de parvadas que eres de capaz de botar por riba da nosa fermosa lingua.
    A xente que coma ti vivindo en galicia esta tan cega de non ver a realidade que o rodea, nin é capaz de aprezar o encanto da nosa cultura dame noxo de verdade.

    Disfrutade de ser galeg@s e de Galicia ou Galiza chamadelle como vos pete

    ResponderEliminar
  12. cualquier cosa que se imponga a una población por mucho que sea suyo será repelido.Es así.Si intentamos implantar el gallego a las generaciones jóvenes puesto que son las que tienen que mantener viva esta lengua a base de "imposición" como puede ser parte de algún temario del gallego de instituto estas lo recharazán.Es tan simple como mirarnos al ombligo.Pensemos en esa edad tan tonta que todos pasamos,dicen llamarla edad del pavo...Si tu padre/madre/profesor te decían A,tú hacías B,Curiosamente esta edad se pasa coincidiendo con los estudios obligatorios de las lenguas.La diferencia es que mientras los temarios de las demás son más "amenos" los de lengua gallega son muy densos.Sólo tenemos que coger un libro de segundo de bac de castellano y otro de gallego,y centrarnos en la teoría "Pura",en lo que había que chaparse para el examen vamos.No tienen nada que ver.Con esto no quiero criticas la teoría que de tiene que estudiar puesto que es necesaria.Tan importante me parece saber quién escribió el quijote como cantares gallegos.Pero creo que si queremos mantener viva esta lengua la forma con la que se está intentando recuperar no es si no la que entre la gente joven hará abandonarla.

    ResponderEliminar