domingo, 30 de mayo de 2010

Los secretos y Joaquín Sabina. Curiosa relación.

A principios de 1991 Enrique Urquijo estaba en un bar y allí coincide con Joaquín Sabina. Enrique, inmerso en el proceso de composición del álbum Adiós tristeza, le pregunta si no tendrá por ahí algún material que él pueda utilizar porque anda escaso de ideas. Sabina le enseña un papelito con dos estrofas medio garrapateadas, y Enrique se lo queda para posteriomente terminar la letra completa de la canción que después titulará Ojos de gata. Sabina, mientras tanto (y sin saber que Enrique ha completado esa letra, le ha puesto música y la piensa incluir en su próximo álbum), hace lo propio y termina Y nos dieron las diez.

Es entonces cuando Enrique llama a Sabina y le explica todo lo que ha ocurrido, y Sabina, atónito, le cuenta que él también utilizó esa letra, aunque de todas formas no hay mayor problema porque no piensa incluirla en su próximo disco. Después cambia de idea y llama a Enrique para comunicarle que irá en el disco, pero no será single (lo que tranquiliza bastante a Los Secretos, con el disco ya en prensas, y con Ojos de gata previsto como single para octubre/noviembre de 1992). En abril de ese mismo año aparece Física y química, el primer single es Y nos dieron las diez, y la música recuerda bastante a la de Ojos de Gata. Los créditos del disco de Los Secretos atribuían, como es lógico, la canción a Enrique Urquijo y Joaquín Sabina, pero los de Física y Química sólo reconocían a Joaquín Sabina como autor de música y letra.







Como dato curioso (otro más…), un tiempo después, Sabina le dio a Enrique una letra completa para que le pusiera música y pudieran firmarla entre los dos, a medias, de la que Enrique se desentendió por completo y fue su hermano Álvaro quien rubricó (en el siguiente disco de Sabina, Esta boca es mía, de 1994) la conocidísima Por el bulevar de los sueños rotos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario