lunes, 10 de mayo de 2010

¿Para qué se reúnen Zapatero y Rajoy?

Por Carmela Díaz


¿Para hacerse la fotografía? ¿Tomarse un café por 80 céntimos, de los subvencionados que sólo se disfrutan en el Congreso? ¿Tal vez unas cañitas? ¿Fumarse un puro de los que tanto le gustan a Rajoy? ¿Hacer el paripé? ¿Seguir atizándose el día después? ¿Para que el IBEX se desplome y la Bolsa caiga estrepitosamente tras su reunión? ¿Para agilizar la reforma de las Cajas de Ahorros? Guauuuu… Impresionante balance en un momento crítico para nuestro país.

Como está comprobado que no lo hacen ni para arrimar el hombro, ni para acercar posiciones que nos beneficien a todos, ni para aportar soluciones, se me ocurre así, sobre la marcha, que a sus próximas reuniones asistan otros invitados que seguro contribuirán con ideas más lúcidas, actitudes más constructivas, y además, les harán avergonzarse de su inutilidad: señores Zapatero y Rajoy, convoquen para su próximo encuentro a algunos de los casi millón y medio de españoles que tienen a todos sus miembros en el paro, de los cinco millones de desempleados, de los miles de autónomos que han tenido que cerrar sus empresas o intentan sobrevivir debido al incremento de impagos, de otros tantos jóvenes con una formación excepcional que no pueden acceder a un trabajo digno, y si lo consiguen, es en situación de cuasi esclavitud… O mejor, en vez de atender la reunión al calorcito y comodidades de la Moncloa, háganlo en el entorno familiar o laboral de cualquiera de los arriba enumerados. Aunque yo iría un paso más allá: a este par les hacía convivir unos días en los hogares de españoles machacados por la crisis, a ver si espabilaban…
No se darán elecciones anticipadas: ¿qué presidente las convocaría cuando todas las encuestan coinciden en una pérdida de Gobierno aunque sea por la mínima? Rajoy no presentará una moción de censura porque está esperando que Zapatero caiga por sí mismo, aunque esa caída arrastre a millones de ciudadanos, a la economía española y al prestigio exterior de todo el país. Hay una segunda lectura aún más inquietante: ¿qué ocurrirá tras las próximas generales? Pues que tendremos el mismo perro con distinto collar. Analicemos posibles escenarios, todos escalofriantes. Se vuelve a presentar Zapatero y gana -no es tan descabellado si conforme se acerca 2012 se producen síntomas de recuperación económica o saca otro conejo de la chistera tipo cheque bebé o 400€-. No se presenta Zapatero, ¿posibles sustitutos?: ¿Blanco? ¿Rubalcaba? ¿Sería peor el remedio que la enfermedad? Por el contrario gana Rajoy -roguemos que sea mejor Presidente que Jefe de la Oposición, de lo contrario, que Dios nos pille confesados-, ¿han pensado en los futuribles ministros peperos? Puede que Mariano diese un golpe de timón y nos dejase perplejos, pero si nos atenemos a su actual equipo de confianza, me entra tembleque…

La renovación absoluta del sistema político actual sería la única solución, un desenlace imposible con la configuración del sistema democrático vigente, la actual Ley Electoral y la pasividad crónica de la sociedad civil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario