jueves, 24 de junio de 2010

Casillas, Carbonero... y la envidia

Por Carmela Díaz


Ni ella me parece un pibón descomunal -sí una mujer con un físico llamativo y unos ojazos que quitan el hipo- ni una periodista que me transmita nada cuando aparece en pantalla -más bien me resulta sosa y anodina-. Ojo, lo cual no significa que cometa errores: desempeña correctamente su trabajo, sin más. Pero seamos sensatos: una joven de veintiséis años sin apenas experiencia previa no ha conseguido el puesto de subdirectora de deportes de Telecinco por sus méritos profesionales. Posiblemente haya pesado más el interés mediático y el morbo que despierta su persona. Por supuesto no es criticable que haya aceptado: cualquiera firmaríamos una oportunidad profesional de ese calibre.



Dicho esto, debo manifestar que me repugna el tercer grado al que está siendo sometida por el simple hecho de ser la novia de Casillas y tener que compartir espacio en un evento deportivo al que ambos acuden en calidad de trabajadores en sus respectivos ámbitos de actuación laboral. Más aún, que se ponga en entredicho la profesionalidad de nuestro capitán: un porterazo como la copa de un pino, uno de los mejores del mundo -si no el mejor- que ha contribuido de forma magistral a la consecución de muchos de los títulos de su equipo, y al que los españoles le debemos una parte importante de la Eurocopa por sus increíbles paradas o el temple de acero demostrado en la decisiva tanda de penalties. Si Carbonero está cubriendo los partidos del Mundial de Sudáfrica y él es portero titular de la selección española, ¿dónde pretenden que la reportera sea ubicada? ¿En el parque Kruguer? ¿En el Cabo de Buena Esperanza? Pues obviamente tendrá que estar a pie de campo, lugar donde Iker entrena y juega -otra cosa es que su cadena televisiva rentabilice en mayor o menor medida ese morbo contrastado, pero esta es otra historia-. Es como si Lobato este fin de semana es criticado por estar permanentemente cerca de Alonso, en vez de dejarse ver luciendo palmito por la playa de la Malvarrosa.



Ellos son jóvenes, solteros, guapos, triunfadores y han decidido vivir su relación con naturalidad. Como debe ser, con la única pega que en este país se están llevando todas las noticias al plano personal y sentimental -además de abundar la malsana envidia-. Si nadie conociese que son pareja se habrían evitado tanto despropósito. Conclusión: o te dedicas a ocultar permanentemente tus sentimientos o te vas a tener que pensar dos veces -o incluso descartar- mantener una relación íntima con determinados personajes públicos porque corres el riesgo de ser marcado de por vida, perdiendo crédito profesional y personal. Aunque a veces el interés o el oportunismo primen sobre todo lo demás, otras -ya sé que para algunas mentes retorcidas sea difícil de digerir- simplemente ocurre que dos personas se conocen, se gustan, se lo pasan bien juntas, se enamoran o se desean: él o ella pueden ser los reyes del pop, los príncipes de España o los amos del mundo, pero en la intimidad son simplemente personas que anhelan querer y ser queridos. Juzguemos por su trabajo a los que viven de eso y dejemos la carnaza para los que la buscan.



Una vez más, entre tantos dimes y diretes, cortinas de humo y distracciones del cuore, descuidamos lo esencial: la selección española. Un equipo que tiene el potencial, las ganas, la calidad técnica, la garra y los jugadores para hacer un gran papel. Un deporte que nos ilusiona, nos emociona y nos une. Aunque se trate tan sólo de un espectáculo, conseguir que toda España reme en la misma dirección y se enorgullezca de nuestros colores, con los tiempos que corren, merece la pena. Y mucho.

lunes, 7 de junio de 2010

Las Piedras Guía de Georgia

En Elbert County, Georgia, Estados Unidos, se descubrió un extraño, misterioso, y hermético monumento de piedra de granito, que ha sido llamado "Las Piedras Guía de Georgia", apodado también popularmente como el Stonehenge de América. 




El intrigante monumento rebasa los 6 metros de altura, y está compuesto por 6 planchas de piedra de granito, que pesan en total más de 100 toneladas de peso. Una losa permanece en el centro mientras 4 losas de piedra se abren en torno a ella. Y una sexta piedra cubre por encima el conjunto. 


El monumento está orientado astronómicamente, siguiendo el patrón hermético y ocultista tradicional de las estrellas, basada en los principios de la Astrología.
El agujero que se ve en la Piedra del Centro se taladró para que se pudiera ver siempre la Estrella Polar, que indica el Norte terrestre.

En las Piedras se hallan grabados dos mensajes de texto texto. Uno de ellos se encuentra en la cúpula superior del monumento, grabado en 4 escrituras antiguas: escritura babilónica cuneiforme, al norte; griego clásico, al este; sánscrito al sur, y jeroglíficos egipcios, al oeste. El mensaje dice esto:
"Dejad que estas sean Piedras Guía hacia una Edad de la Razón".

Según los estudiosos esta frase es una referencia al libro
"La Edad de la Razón" de Thomas Paine. Y el contenido total del mensaje tiene una notable semejanza a la llamada Carta de la Tierra, una declaración de la Iniciativa de la Carta de la Tierra de Mikhail Gorbachev (Green Cross International) y Maurice Strong (Cumbre de la Tierra).

El otro mensaje, más grande es que mejor se ve de cara a las personas presentes. Se compone de un decálogo o "10 mandamientos", escritos en 8 idiomas modernos, un idioma en cada cara de cada piedra, hallándose entre ellos el idioma español. Los otros idiomas son el inglés, el ruso, el chino antiguo, árabe, swahili, hindú y hebreo. El texto dice así:

  •  1. Mantener la humanidad por debajo de 500.000.000 en perpetuo equilibrio con la Naturaleza.
  • 2. Guiar sabiamente la reproducción, mejorando la condición física y la diversidad.
  • 3. Unir la humanidad con un nuevo lenguaje viviente.
  • 4. Gobernar la pasión, la fe, la tradición y todas las cosas con una templada razón.
  • 5. Proteger a las personas y a las naciones con leyes justas y tribunales imparciales.
  • 6. Permitir que todas las naciones gobiernen internamente resolviendo sus disputas externas en una corte mundial.
  • 7. Evitar las leyes mezquinas y los funcionarios inútiles.
  • 8. Equilibrar los derechos personales con las obligaciones sociales.
  • 9. Premiar la verdad, la belleza y el amor, buscando la Harmonía con el infinito.
  • 10. No ser un cáncer para la tierra



El resumen que se ha extraído de este extraño mensaje, generalizado e impreciso, se puede condensar en estos puntos:

* Reducción drástica de la población mundial. Y posterior política de eugenesia para el control minucioso de la población mundial.
* Se promueve el ambientalismo y se cede la mayor parte del espacio a la naturaleza, pero no se engañe, porque la Naturaleza se cuidará y se preservará para el disfrute solamente de la Élite. Los ciudadanos sirvientes o los esclavos vivirán confinados en pequeños núcleos, ciudades-cárceles.
* Se refieren a una autoridad mundial. Y una coordinación mundial, quedando la humanidad unida con un solo idioma.
* Se promueve una Nueva Espiritualidad, inconcreta. 






A unos pocos metros, al oeste del monumento, existe una losa de piedra que tiene una misión de descripción y de ofrecer los detalles acerca del conjunto megalítico. Se observa que la estructura fué erigida el 22 de marzo de 1980, fecha del equinoccio de primavera (adoración pagana y ocultista al Sol y a las estrellas).

Y junto a la fecha, se revelan otros datos y características astronómicas, de peso, medidas y otras. También se habla de que enterrada bajo esta estela descriptiva de piedra se halla una cápsula de tiempo, pero no se indica cúando y quiénes tienen que abrirla. Se supone que dichas instrucciones secretas las custodian sus propios patrocinadores y diseñadores.








Fuente

viernes, 4 de junio de 2010

Noche perpetua en Gaza

“Era una noche oscura de esas que sólo ante la ausencia del alumbrado público te permiten ver con claridad las estrellas y, de ese modo, imaginar por un momento el remanso de paz que debe ser el cosmos. De repente un haz de luz, un destello, seguido de un atronador estallido me saca de mi privilegiado observatorio. Veo a mi madre que corre saliendo de las ruinas de la casa hacia mi, y me toma en brazos. Llora, grita y se desespera, hasta que por fin la Media Luna Roja llega; es una pequeña furgoneta habilitada como ambulancia, que atestada de heridos, nos recoge a mí y a mi madre, que sigue llorando, maldiciendo.

Sin previo aviso, la ambulancia llena de heridos se detiene; no hemos llegado al hospital; un tanque israelí nos bloquea el paso. La situación se prolonga por varios interminables minutos en los que, poco a poco, los heridos pasan a ser muertos ante la falta de asistencia. La ambulancia, encañonada por el merkava israelí, sigue detenida, con sus identificaciones de vehículo sanitario –Media Luna Roja- que, en teoría, sólo en teoría, en un mundo perfecto, la hacen inmune al fuego de los bandos enfrentados, perfectamente visibles. Los sanitarios hacen dos o tres ademanes de arrancar, pero se ven frenados por el amenazante movimiento de la torreta del tanque. Más de media hora después, el merkava se retira, y la ambulancia, con más muertos que heridos a bordo, emprende la carrera hasta el hospital. Por fin llegamos. Es un caos, no hay corriente eléctrica y el bloqueo israelí sobre mi tierra, Palestina, no permite la entrada de los suministros médicos para la atención hospitalaria, ni el combustible para los generadores de los hospitales. Al fin y ante los gritos de dolor de mi madre, un médico me toma en sus brazos; es joven y tiene unas marcadas ojeras y el rostro demacrado, tras una jornada de duro trabajo en un hospital localizado en zona de guerra, de bloqueo unilateral israelí. No siento dolor, sólo un leve sueño que, conforme pasa el tiempo, se hace más intenso. El médico a penas le dice unas palabras a mi madre, que llora desconsolada mientras me alejo llorando de ella; el medico me dice que no me duerma, me anima a seguir con él.

Y me veo en una sala verde, con una gran lámpara apagada en el centro y una fría camilla en la que unos médicos manchados de sangre me colocan. Me siento asustado, por primera vez desde que aquel rayo apareció y me sacó de mi privilegiado observatorio de la estrellas. Los médicos gritan, y un señor con una cámara de video, de una agencia de prensa occidental, entra en la sala. Ya no recuerdo más.

Me despierto cinco días más tarde en una cama extraña, con mi madre al lado; me duelen las piernas y estoy muy cansado. Sólo quiero dormir. Mi madre llora de nuevo mientras llama al doctor. Éste es un hombre mayor que me mira, con una cara de ligero asombro y tal vez también de una cierta indeferencia. Me examina y le dice a mi madre que me pondré bien. Que he tenido mucha suerte. Suerte de salir vivo, pues no había antibióticos para ponerme, ni tan siquiera calmantes para el dolor y la fiebre. Faltan desde hace meses por el bloqueo de Israel a la Franja de Gaza. Bloqueo de Israel, con la complicidad del resto del mundo que calla cobardemente. Suerte de que, cuando me operaron, un cámara de televisión usó la lámpara de su cámara para iluminar el trabajo de los médicos.

Mi madre llora, mientras me acaricia el pelo; le pregunto donde están mi padre y mis hermanos. Mis tres hermanos mayores. Entre lágrimas me dice que ya no volverán nunca pues han muerto en el bombardeo israelí contra una instalación de Hamás que había al lado de nuestra casa. Eso era el rallo. Eso era el estruendo. Un misil. Cuando le digo a mi madre que me duelen las piernas mucho, me dice que no es posible: ya no tengo piernas. El misil israelí me las destrozó y los médicos sólo pudieron cortarme las piernas para salvarme la vida. Mis piernas. Ya no podré jugar más al fútbol al salir de clase con mis amigos. Ya no podré ser un futbolista en Europa; y ya no podré llevar a esa lejana tierra de paz a mi familia. Todo por vivir en un lugar que no escogí, por estar mi casa en un sitio donde no debía. Por un puñado de fanáticos israelíes y palestinos, que no son capaces de parar de matarse. Por el silencio cómplice de Europa, de Estados Unidos. Del mundo. Un silencio que también mata. Pero he tenido suerte. A mi sólo me ha quitado a mi padre, mis tres hermanos, mi casa y mis piernas.”

Todos los personajes descritos son ficción; todo es ficción, salvo las situaciones que se describen y que se repiten día tras día en la Franja de Gaza. Situaciones que los descerebrados del movimiento radical islamista palestino Hamás y los asesinos sádicos del ejército y el gobierno de Israel han creado y se empeñan en mantener. Pero no nos engañemos, situaciones de las que somos cómplices por omisión. Cómplices por cobardes.

Crítica de Cine: Prince Of Persia: Las Arenas del Tiempo

Ya que es la primera vez que escribo en el blog haré una pequeña introducción de lo que me gustaría hacer.
Como bien dice el título, trata de críticas de cine (si, crítica en toda regla), para ser más exactos, cine que, a mi parecer, no merecería ni situarse en dicho contexto.
Intentaré hablar por lo menos una vez a la semana de una película de cartelera (así puede que coincida que alguno de vosotros la vea y podamos discutir sobre ella). ¿Por qué de cartelera?, pues porque el abanico de películas malas que se me pueden venir a la cabeza y de las que podría decir cualquier barbaridad es demasiado grande para saber de cual hablar (no querría revivir "La Casa, "Simone", "Monstruoso", "La Máquina de Bailar", "Dragon Ball Evolution", "MI:2"... y un montón más que todos tendréis en vuestra lista negra y por las que no os gustaría pagar a no ser que fuerais engañados como me pasó al ir ver Alicia en el País... del cine sin ritmo y predecible).
Me gustaría que en vez de criticar un film "complicado" a la semana pudiese hacerlo de uno "agradable" pero sería vivir en una utopía......comienzo pues!!!


Teniendo en cuenta la afición actual por crear
largometrajes basados en comics o videojuegos, ya tardábamos en ver una película que posee como protagonista a ese personaje que llegó a MS-DOS allá por 1989 (y a continuación a Comodores, Ataris, NES, Mega Drives) y que a más de uno (que estaban experimentando los albores de la era PC) dejó prendando con este monigote que saltaba, mataba esqueletos, persas gordos... y moría atravesado por pinchos que salían de suelo.
Más adelante apareció la segunda parte de este exitoso juego hasta que en el 2003 decidieron dar el salto al 3D con el título que da nombre a la película, sucediéndole unos cuantos más de los que me temo que también sufriremos en la gran pantalla.

Consecuencia (retomando el principio del párrafo): que, cuanto más éxito tiene un juego o un cómic, más difícil es igualarlo en cine y, por lo tanto, más grande es la caída.
Realidad: que a pesar de que sea un género que genera mucha espectativa, los directores / productores no saben como equilibrar el pasado del producto con la comercialidad del mismo, llevándolos a la mayoría de los casos al cataclismo del producto.

Ya sabéis de donde viene la película.

Intentaré no desvelar mucho de la misma por si tenéis intención de verla.

Producida por Walt Disney Pictures y dirigida por Mike Newell, con una duración de casi 2 horas, Prince Of Persia: Las Arenas del Tiempo, nos sitúa en la persia medieval donde un niño nacido en la vagabundidad es adoptado por el rey y años después intentará salvar a su pueblo de un tirano que pretende desatar las arenas del tiempo (las cuales permiten viajar en el tiempo) a pesar de que ellos pueda causar el fin del mundo. Vale, un argumento poco común ¿¡no?! el del director de "Cuatro bodas y un funeral" o "Harry Potter 4".
Acompañan en la aventura Jake Gyllenhal ("Brokeback Mountain" ,"Jarhead" o "Donnie Darko"), la guapísima Gemma Arterton ("Rock n Rolla" o "Furia de Titanes") y, por fin, un actor de verdad como Ben Kingsley ("Ghandi", "La Lista de Shindler" o "Shutter Island"). Completando así al héroe, la guapa y el hermano traidor...

http://www.uruloki.org/felipeblog/images2010/20100311-prince-of-persia-las-arenas-del-tiempo.jpg

¿Qué decir de la película? Entretenida, decorados impresionantes, cámaras y efectos imposibles pero que cada vez llegan menos para contentar ya que a día de hoy fingir que el mundo se derrumba o una persona es capaz de saltar veinte metros es algo a lo que ya estamos demasiado acostrumbrados a ver.
Si somos capaces de abstraernos un poco de nuestras espectativas podremos verla de principio a fin sin perder la calma. Eso si, repleta de elementos a mi parecer sobrantes (no vamos a centrarnos en que la historia no siga la original) como relentizar la cámara para ver lo guapo que es el prota y las hostias que pega, o simplemente, intentar enfatizar momentos que carecen de importancia deteniendo el tiempo. Otro aspecto a criticar son los diálogos sin sentido o los momentos de humor (que no vienen al caso) sacados de comedia americana.
La única relación estrecha con el videojuego recae en los movientos de los personajes en momentos de acción a lo Assassins Creed o en las luchas contra una especie de "Ninjas Assassin" (otro peliculón, jaja) /monjes milenarios a las órdenes del traidor ricachón de turno.

Lo dicho, un filme simple y moderno, que no intenta parecer lo que no es, entretenido si no se le hace mucho caso, pero con diálogos aburridos y un archiconocido argumento que narra las historias de un héroe que salva a su país, es aclamado , gana el amor de la reina y es duro como "El Rey Escorpión" y bondadoso como "Aladín".

Mi puntuación: 4/10



PD: Me he centrado en los aspectos generales del la película sin entrar en profundidad a la hora de analizar escenas ya que me parece que la trama general se resume facilmente y no merece la pena detenerse, ya que repite continuamente el tipo de escenas y la trama no posee apenas mayor dificultad que la que podamos ver al visualizar el film.