martes, 9 de noviembre de 2010

Hablando de Videojuegos.CoD:Black Ops.

Saludos a todos, soy Fran López, el nuevo "columnista" de Pensamientos Reducidos.

Para mi primera entrada he vuelto a revisar el blog y he buscado un tema de moda del que no se ha hablado en mucho tiempo: los videojuegos. Para hablar de videojuegos, tengo que remontarme a antes del verano, cuando Mon puso un artículo sobre el Move de PlayStation.
Podría hablar de economía, pero con lo mal que va, lo mejor es hablar de lo que va viento en popa... , es decir, de la industria de los videojuegos.

Hoy voy a hablar de la última joya de la factoría Activision, el nuevo y flamante Call of Duty: Black Ops.


















Después de todo el jaleo entre Infinity Ward y Activision durante todo el año, ahora sale al mercado un nuevo título creado por los estudios Treyarch. Estos estudios estaban encasillados en la Segunda Guerra Mundial, y parecía que no querían salir de ella, pero cuando vieron los excelentes resultados de el Modern Warfare de IW y los rumores del nuevo trabajo de EA, con su franquicia "Medal of Honor", localizada en la más que presente guerra de Afganistán, Treyarch decidió dar un paso adelante y avanzar en la historia...



















Y... ¡menuda forma de hacerlo! Han pasado de la WWII a un momento histórico que nadie había explotado de este modo hasta el momento (hablamos de un juego que incorpora historia+modo de juego online casi casi infinito gracias a su sistema de logros), ¡la Guerra Fría!

Esta vez no nos encontramos ningún mensaje sobre si queremos que el juego sea duro como la vida real o blando como pasaba con ModernWarfare2, donde teníamos que decidir si queríamos ponernos en la piel de un terrorista y matar civiles o si queríamos saltarnos esa parte. Se ha especulado mucho sobre la violencia de este juego y su forma de enfocarla hasta el punto de que los propios estudios Treyarch han decidido en último momento rebajar el nivel de violencia en algunas escenas porque resultaban demasiado duras para el espectador. En principio, nos encontraremos a un nivel semejante al de ModernWarfare, dura violencia pero tristemente real.

La historia es totalmente ficticia, pero en ella podemos encontrar personajes reales (Fidel Castro entre otros), unos argumentos que habrían podido perfectamente ocupar páginas de la historia real, unas localizaciones adecuadas a la Guerra Fría: Cuba, URSS, China, EEUU... y también ponernos en la piel de un auténtico soldado y de un miembro de la CIA.

Una vez terminado el modo historia, el juego nos permite seguir explotando su contenido por medio del modo multiplayer online (como pasaba con sus hermanos ModernWarfare y WorldAtWar) y con un modo zombie (que están de moda ahora, por cierto, mucho ojo al de Red Dead Redemption, que añade muchas horas de juego extra por poco dinero) en el que podemos ponernos en la piel de Robert McNamara (Gooood morning Vieeeetnam!), Fidel Castro, Nixon o ¡del propio John F. Kennedy!



El juego ya está a la venta desde el pasado viernes y ha dejado un buen sabor de boca a todos los fans de la franquicia Call of Duty. Ahora solo nos queda esperar un año para ver cual es el movimiento de Activision para reemplazar a su ex-estudio estrella, Infinity Ward.














PS: Este juego, al igual que los anteriores, ha salido a la venta en tres packs diferentes: Normal, Edición Blindada y pack Prestigio. Esta vez el Pack Prestigio (que incluía unas Gafas de Visión Nocturna en el ModernWarfare2) incluye un Coche a RadioControl que simula un accesorio que utiliza el soldado para eliminar rivales durante el modo online.

No hay comentarios:

Publicar un comentario