jueves, 28 de abril de 2011

Como cambian los tiempos

El campo, hombres, reguetón.






Como cambian los tiempos.

Ojo al paso de baile "albóndiga" por debajo de las piernas del compañero.

viernes, 22 de abril de 2011

109 minutos - La Crisis, ahora, parece menos

Algunos lo conoceréis por Buenafuente, otros por alguna que otra ponencia y otros, sin embargo, estarán a punto de conocer a una persona indescriptible. Con todos vosotros, Emilio Duró.

miércoles, 13 de abril de 2011

Sobrepago sanitario


Parece que hay alguien empeñado en cargarse una de las señas de identidad del estado de bienestar en nuestro país: el acceso a una sanidad pública, gratuita y de calidad.

El debate lleva tiempo ya rondando por ahí. Que si el Sistema Nacional de Salud tiene déficit, que si hay que buscar formas alternativas de financiación, que si hay que recortar gastos…En un principio, parece lógico que el Sistema Nacional de Salud, intente ser lo más equilibrado económicamente hablando, siendo por tanto, lícito el debate sobre la financiación del mismo. Pero desde hace ya algún tiempo, se nota el “run run” de fondo de una posibilidad que algunos se empeñan en defender: el copago sanitario.

Según quienes lo defienden para garantizar – eso dicen ellos- la sanidad pública, el copago es la forma de que el ciudadano participe en la financiación de la asistencia sanitaria. Sería así pues, una manera, de acuerdo con la forma de ver la realidad de estos sujetos, de conseguir más fondos para la sanidad pública, responsabilizando al conjunto de la ciudadanía de su sostenimiento económico, lo que, además, generaría un uso más adecuado de los recursos sanitarios por parte del ciudadano de a pie.

Pero no cuela. Una vez más, asistimos a un debate absolutamente estéril entre los politicuchos que nos han tocado en suerte a los españolitos. Una vez más, mentiras, medias verdades y tergiversaciones de la verdad.

Y es que, pese a que el razonamiento que los defensores del copago hacen parece correcto, y la medida adecuada, no podemos olvidar que un planteamiento erróneo de un problema, lleva sin remedio a una conclusión también errónea. Y uno que es ya malpensado y desconfiado por naturaleza, pues ya se mosquea porque, viniendo de donde vienen las propuestas, más que un error de planteamiento parece un planteamiento basado en la mentira descarada.

Porque lo del copago, suena bien; pagar un porcentaje de los gastos del Sistema Nacional de Salud, no es para tanto. Con ello conseguimos mantener la sanidad pública, una de las mejores del mundo (como la española, sólo operan en la Unión Europea la británica – mermada, eso sí, desde la época Thatcher – y la italiana, siendo los demás sistemas de salud de configuración distinta y, por norma general, no totalmente gratuitos), y generamos una responsabilidad en el uso de los recursos por parte de los ciudadanos – claro, cuando nos tocan al bolsillo, todos atentos- inexistente a día de hoy. Pero como he dicho, planteamientos falsos, llevan a resultados erróneos. Y aquí, el planteamiento es, simplemente, una falsedad en si mismo.

Porque está bien que aportemos financiación a los servicios públicos, faltaría más, pero, ¿no es acaso eso lo que hacemos cuando pagamos los impuestos? ¿O es que el dinero para pagar la sanidad y los servicios públicos sale del bolsillo de los generosísimos políticos y empresarios españoles? Porque, lo que está claro, es que la sanidad es en teoría gratuita, si, pero financiada con el dinero que los españoles aportan a las arcas del Estado y a los chupacuartos de las Comunidades Autónomas, eso que quede bien clarito a los iluminados del copago.

Porque, hombre, yo no soy matemático, ni economista ni político, pero si ya estamos financiando el Sistema Nacional de Salud a través de los impuestos, y aún encima nos cobran, bien sea por consulta, por receta o por determinados servicios, me da a mi que en vez de financiar la sanidad pública, no están estafando descaradamente. Y lo que en principio se llama “copago” pasa a ser indudablemente un claro “sobrepago”.

Pero de momento la gente no se mosquea, no desconfía, porque al fin y al cabo sólo son debates de los políticos, y eso les llevará tiempo y a ver si se deciden. Pero ojo, porque ya hay Comunidades donde el plan va en serio, y ya hay dictadas por escrito instrucciones para que la comida de los hospitales, las tiras reactivas y los medidores de glucosa de los diabéticos o la oxigenoterapia a domicilio, entre otros muchos servicios dejen de ser “gratuitos” – insisto en que no lo son, pues los pagamos con los impuestos- y se paguen por separado. Y a mi este sistemilla me genera dudas suficientes como para desecharlo antes de probarlo. Por ejemplo, ¿Qué pasaría si una persona ingresada en el hospital no puede pagar la comida? ¿Lo operan y lo dejan sin comer? ¿O no lo tratan directamente? ¿Cuánta gente con problemas respiratorios y a tratamiento con oxígeno en casa, se morirá porque su pensión no le da para pagar comida y oxígeno? ¿Y qué pasa con aquellos que apenas llegan a fin de mes con sus míseros salarios, pensiones o prestación por desempleo, que están enfermos o son enfermos crónicos o tienen a sus cargo a enfermos crónicos? Porque los medicamentos precisamente no son baratos. Ni mucho menos. Y si tienes que pagar por la consulta, la recete y sabe Dios que más, ¿Cuánta gente simplemente dejará de ir al médico, de tratarse o de tratar a los suyos por no poder pagar?

Vamos que, el Sistema Nacional de Salud no sólo no obtendría la financiación que nos dicen sino que aún encima se generarían gastos mayores porque los ingresos y tratamientos de urgencia se dispararían al fallar el primer escalón del sistema, la consulta del médico de familia y la obtención de las recetas que mantienes estables y con calidad de vida a los enfermos crónicos.

Y llegados a este punto, no creo que sea necesario escribir más sobre el “copago” y sus consecuencias, pero creo que si es interesante que todos y todas valoremos qué se persigue con la implantación de dicho sistema. Porque vamos, si la sanidad pública, con sus listas de espera – entre otros fallos- además de financiarse con mis impuestos, me cobra, casi me sale mejor pagar un seguro privado. Eso quien pueda pagárselo, claro. En definitiva, si somos malpensados y, con nuestros políticos hay que serlo, puede que el objetivo final sea “cargarse” definitivamente el Sistema Nacional de Salud e implantar un sistema a la americana: seguros privados, si puedes pagarlos bien, y si no, pues te mueres dolorosamente.

Y algo de eso ya intentaron el muy ilustre expresidente del Gobierno, Sr. Aznar y su gabinete en su primera legislatura, teniendo que recular a toda marcha por las presiones populares. Sin embargo, si el sistema sanitario español es deficitario, quizás sea también porque es demasiado mantener 18 gobiernos (el Central más los 17 autonómicos) y 16 sistemas de salud (15 de las autonomías más el INGESA estatal, antiguo INSALUD y que sólo presta servicios en Ceuta y Melilla), algo que, en buena medida y, en lo referente a los 16 sistemas de salud debemos al gobierno del Sr. Aznar, que fue el responsable en el año 2000 de la descentralización del antiguo INSALUD transfiriendo las competencias de sanidad a las autonomías. Y quizás, sólo quizás, la solución a este y a otros muchos problemas sea un replanteamiento a fondo del modelo de estado, quitando chupones y burócratas y gestionando los recursos como Dios manda. Pero de eso, ya hablaremos, que no es el tema.

martes, 12 de abril de 2011

Un barco construido con acero de las Torres Gemelas





El buque USS Nueva York,  está construido con acero rescatado de los restos de las Torres Gemelas, es un símbolo de recuperación y de fortaleza para los estadounidenses.


"No importa cuántas veces nos ataquen, siempre nos recuperamos. Estados Unidos siempre se recupera. Eso es lo que representa este barco", dijo el secretario de la Marina Ray Mabus durante la ceremonia de bautismo del buque anfibio de asalto.
El acto se hizo en un muelle de Manhattan donde cientos de oficiales navales y marineros se unieron a familiares de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre y a rescatistas de esa jornada.
"En este acto, pongo al USS Nueva York en comisión", dijo Mabus. Con un repique de tambores, la tripulación del buque partió en su primera misión. El barco estaba decorado en listones rojos, blancos y azules, y una columna de humo negro se izó desde su chimenea como prueba de que sus motores estaban en marcha. Aviones de la Marina sobrevolaron el lugar mientras se escuchaba una ovación.
La proa del Nueva York contiene siete toneladas y media de acero de los restos del Centro Mundial de Comercio que fueron fundidos como "símbolo de nuestra resolución inamovible", dijo la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton.
"Esta es una ciudad hecha de acero, pero el acero más fuerte de Nueva York siempre ha estado en la columna vertebral de su gente", dijo la funcionaria del gobierno del presidente Obama.

lunes, 11 de abril de 2011

viernes, 8 de abril de 2011

Fukushima y sus cortinas de humo

Nada ocurre porque sí . 

No se si se han fijado pero resulta paradójico como nos manipulan, para intentar desviar nuestra atención de lo que yo considero el peor accidente nuclear de la reciente historia de la humanidad. Vayamos por partes.
La ONU estuvo jugando al ratón y al gato con el tema de la intervención militar en Libia, que si vamos, que si ahora no, que no hace falta, que aquí si pero en Yemen no (que eso es otro tema que ya trataré).... Estuvieron al rededor de dos semanas así.  Curiosamente la Intervención empezó a las pocas horas de que se informara a la opinión pública de que era incontrolable la emanación de gases radiactivos y de la evacuación al mar de ingentes cantidades de agua irradiada en la central de Fukushima en Japón. 
Intentaron desviar, como tantas otras veces, nuestro centro de atención para aliviar una situación que está siendo demasiado delicada el Extremo Oriente.

Alguna persona me ha dicho esta semana que peor fue lo de Chernobyl en el año1986   y ,sinceramente tengo mis dudas . Las tengo porque aún sabiendo la poca transparencia que existía en el régimen soviético, sabiendo que posiblemente no nos contaron, ni nos contarán, la lista de errores en cadena que llevaron a que ocurriera el accidente, los soviéticos apechugaron e hicieron lo que tenían que hacer : cerrar la boca de aquel monstruo. Y solo tardaron 3 días a base de mandar hombres que con sus manos arrojaran el plasma al interior de lo que quedaba del núcleo del reactor.Doscientos mil liquidadores.El orgullo del pensamiento soviético.No había otra manera de evitar un desastre mayor. Tres días en los cuales la cantidad de radionucleidos emitidos a la atmósfera fue tal que se ha comprobado científicamente que influyeron notoriamente en el clima y el "reloj biológico" del planeta.
200000 liquidadores muertos a las pocas horas después de trabajar 3 minutos en el tejado de la central. Era la única manera de parar eso.Tanta inteligencia que alardeamos tener  y no somos capaces de saber que aquello que no controlas del todo, es mejor no emplearlo. Fukushima está emitiendo radioactividad a la atmósfera desde hace casi 3 semanas. Y gran parte se ha filtrado al mar. Y si esto es así habrá tantos muertos ,o quizás más, que los que hubo en Ucrania, no ya de radiación digamos directa como les ocurrió a los liquidadores, si no por enfermedades a lo largo de los años.Si las cantidades expulsadas son las que se barajan no estaríamos muy lejos de Chernobyl .  Deberían decirnos la verdad.


Los periódicos no saben que contar. Algunos dicen que la cantidad de Iodo radioactivo expulsado al mar de Japón es 3 millones de veces más radioactivo de lo máximo establecido para la salud humana, otros 5 millones, otros hasta 7,5 millones de veces. Da igual ya la cantidad más baja es una auténtica salvajada. Estará en el mar unos 9 días que el tiempo que tarda en desintegrarse, suficiente como para afectar a los ecosistemas.
Lo peor es lo que no nos cuentan. La cantidad de plutonio , uranio, cesio... que también se expulsara y que en el caso del plutonio estará ahí en el medio ambiente, al menos los próximos 24000 años.

Todo esa energía dentro de un sistema cerrado como la Tierra, donde todo está en perfecto equilibrio. 




 

domingo, 3 de abril de 2011

¿Revolución popular o golpe de mano islamista?



Después de una larga temporada de parón (bien merecida, por supuesto), volvemos a agitar nuestras neuronas, con la esperanza de que como resultado obtengamos curiosas reflexiones, críticas constructivas o simplemente demos a conocer un poco más aspectos desconocidos de la sociedad, la cultura, la ciencia, la política y otros muchos aspectos del mundo en que vivimos.


Quería empezar esta nueva etapa siguiendo con el hilo del último post que compartí con vosotros, hace un par de meses, cuyo objeto no era otro más que dar a conocer a uno de nuestros más hermosos representantes de la fauna ibérica, el lobo pardo español; sin embargo, la situación de la actualidad en el norte de África, no me permitiría avanzar dejando al continente vecino en el olvido.


En los últimos meses, hemos visto como revoluciones aparentemente espontáneas y democráticas, se han propagado como la pólvora, terminando con décadas de dictaduras en países cercanos al nuestro, cuyos ciudadanos son, a fin de cuentas, primos lejanos o más bien dicho aún, hermanastros nuestros. Así, lo que empezaba en Túnez, se propagaba por el continente africano, llegando a terminar con el régimen autoritario de Hosni Mubarak, y continúa su expansión por Oriente Medio, atacando a regímenes autoritarios como el Sirio, el de Yemen y otros similares. Y desde luego, no pondré en duda, en ningún momento el derecho pleno de estos pueblos a tener un gobierno digno, democráticamente elegido, y que de una vez por todas, se preocupe por el bienestar de sus ciudadanos y non por el de su bolsillo. Todo eso sin olvidar un profundo respeto a los Derechos Humanos, asignatura pendiente en toda la región de Oriente Medio y Norte de África (muchas otras zonas del mundo también, pero no vienen ahora a cuento).


Sin embargo, no puedo quitarme de la cabeza ciertas imágenes, ciertos hechos que han pasado desapercibidos en los noticiarios de todo el mundo, como si, nadie se atreviese a escribir o hablar de ello, y que, siendo un poquitín malpensados –lo soy por naturaleza- nos deben poner en una sana alerta con respecto a todas estas aparentemente espontáneas revoluciones democráticas.


Y es que hay algo que, en el fondo, no acaba de cuadrarme. Las revueltas comenzaron en Túnez, un país al menos en la teoría y como se nos presentaba hasta hace tan sólo un par de meses, próspero y de los más avanzados del mundo Árabe, situación que ha quedado más que desmentida una vez que el “cuarto poder” se ha dignado a informar de lo que realmente se cocía. Así pues, Túnez inicia una revolución popular con la que el pueblo, la gente humilde logra derrocar al dictador (nunca entenderé por qué a unos dictadores se les llama por su nombre, o tiranos, mientras que otros son “presidentes”) e in
iciar un proceso de transición a la democracia. Hasta ahí, todo normal, es un hecho que la Historia nos ha mostrado en múltiples ocasiones: el pueblo oprimido, hambriento, vilipendiado por los poderosos, se levanta contra éstos e intenta imponer un orden más factible para ellos. Lo hemos visto en la Revolución Francesa, en la Independencia de los Estados Unidos de América, incluso en España, con las dos fallidas repúblicas, así como con varios períodos más o menos liberales por los que pasamos.


Sin embargo, el tiempo pasa y en este caso en concreto, de modo prácticamente idéntico a lo que ocurriera en Túnez, con el mismo procedimiento, otros pueblos oprimidos, hasta hace unos días temerosos del poder corrupto que les ahoga lentamente, repiten el proceso, y derrocan en algunos casos al régimen, o consiguen aflojar un poquito la soga que desde el poder les mantiene atados, ante el silencio cómplice de occidente.


Resulta no obstante de sumo interés que nos detengamos en estos hechos, y alejados del fervor democrático del que la mayoría de la sociedad hacemos gala, analicemos un poco más a fondo lo que ocurre a las puertas de nuestro patio. Y es que, sin duda alguna, a día de hoy no es posible derrocar un gobierno de forma espontánea, por muy multitudinarias que sean las manifestaciones o incluso por muchas comisarías y cuarteles del régimen que se asalten consiguiendo reducir sus efectivos, obtener armas y algunas deserciones por miedo o interés particular de quienes hasta ese momento eran el brazo ejecutor de las órdenes de los tiranos. En la época medieval, el siglo XIX e incluso a principios del XX, esto era factible ya que la comunicación de los gobiernos con sus brazos armados eran precarias, generalmente a través de mensajeros de caballería, con lo que, si las cosas se ponían realmente feas, la ayuda, la represión podía tardar tanto en llegar que era simplemente ineficaz. Esto sin entrar en las armas y capacidades de despliegue de las fuerzas militares o represoras.



A día de hoy, sin embargo, por muy atrasado que sea un país, si éste tiene un gobierno de tiranos, dispondrá de una eficiente red de comunicaciones que permita la llegada de las órdenes desde las sedes del gobierno a las unidades encargadas de las represión en cuestión de segundos; y la puesta en marcha de la maquinaria antiinsurgencia, por llamarla de algún modo, será casi instantánea y demoledora: carros de combate, coches, camiones….y tropas adoctrinadas y escogidas por su afinidad al régimen, armadas con modernos fusiles Kalashnikov – no tan modernos, pero igualmente eficaces y letales- que no dudarán en aplastar las marchas de los opositores, haciendo uso de todos cuantos recursos represivos sean precisos. De modo que el principal factor de éxito que tradicionalmente tendrían las revoluciones populares ya desaparece.


Y llegamos a otro hecho tan importante como el citado hasta ahora, que resulta, a poco que nos fijemos y pensemos con la mente bien abierta, imprescindible para que la revolución tenga éxito: la coordinación de las fuerzas sublevadas. Esta coordinación podría realizarse una vez cayesen las primeras comisarías o cuarteles en manos de los alzados, empleando las redes de comunicación del estado en beneficio propio. Sin embargo, es obvio que el estado podría estar y estaría al tanto de los movimientos y planes de los alzados, e incluso podría inutilizar esas importantes redes. El hecho es que en estas revoluciones populares, no se han notificado tomas por parte de la turba de cuartel o instalación alguna, atribuyéndose por parte de la prensa internacional y de los gobiernos occidentales la necesaria coordinación de las fuerzas alzadas al empleo de las redes sociales: Facebook, Tuenti, Twitter, etc… La verdad, los primeros días no me paré a pensar detenidamente en este hecho, pero es realmente improbable que se puedan coordinar acciones e incluso convocar movilizaciones populares por las redes sociales en unos países en los que, además de tener un acceso relativamente reducido a la red, dicho acceso es controlado o incluso proveído por el propio régimen, de modo que, como se ha visto que ocurre con China, el régimen puede suprimir el acceso a la red sin demasiados esfuerzos, y de hecho lo haría, con lo que sería imposible convocar ni coordinar nada por las redes sociales. Para ejemplo un botón, como se suele decir: de la guerra de Libia (de que hablaremos en otra ocasión) no tenemos más imágenes o datos que los que proporciona la OTAN o los medios de comunicación occidentales o no, desplegados con los rebeldes o las fuerzas libias. Ningún dato de Internet, ninguna imagen en Facebook, Tuenti u otras. Nada.



Y llegamos al final de la reflexión con un par de últimos hechos que cualquiera podrá comprobar por sí mismo. El primero de ellos, se apreció a la perfección en el caso de Egipto, donde las manifestaciones mayoritariamente estaban compuestas por hombres, jóvenes en su mayoría y tocados con los clásicos “kufiyya” además largas barbas, algo no demasiado frecuente en un país como el del Nilo, donde la población suele vestir más bien con un claro aspecto occidental. Las pocas mujeres que se veían en las imágenes de las concentraciones estaban por su parte cubiertas con el Hiyab, algo más normal en la mujer egipcia, pero en estos casos se trataba de velos integrales que recuerdan claramente a los portados por obligación legal por la mujer en Arabia Saudita y otros países islámicos. De hecho, en los primeros días del levantamiento los mayoritarios protestantes eran hombres y mujeres jóvenes ataviados occidentalmente, y que, con el paso de los días, fueron desplazados claramente por los segundos.


El último de los hechos que deben despertar la desconfianza con respecto a estos levantamientos populares (al menos en inicio lo eran), es que todos ellos se han llevado a cabo en países del Norte de África y Oriente Medio, áreas mayoritariamente de población musulmana moderada, pero en naciones donde el gobierno era o es claramente prooccidental, sin que eso quite de que se trate de verdaderas dictaduras.

Así las cosas, no me parece en absoluto descabellado, ni mucho menos, que detrás de estos movimientos populares se encontrasen grupos islamistas más o menos radicales, encargados de, en primer lugar, azuzar a las masas para que salgan a las calles, iniciando el proceso, llevando a cabo con posterioridad las labores de coordinación de los elementos levantados en armas o pacíficamente para obtener el éxito en sus propósitos que, de estar en lo cierto en estas reflexiones –muy personales pero creo que bastante acertadas – no sería otro más que el de establecer gobiernos islámicos, con un cuerpo de leyes basado en el Corán, y en el que hombre y, sobre todo mujeres, seguirían estando tan oprimidos o aún más si cabe que antes. Y sin olvidar que, tal como la OTAN reconoce en el caso concreto de los rebeldes libios, todavía no sabemos quienes son exactamente dichos rebeldes, como tampoco sabemos quienes son los que ostentan en mando de las distintas revoluciones, no siendo ni mucho menos descabellado pensar que detrás de todas ellas o de una buena parte al menos, esté la mismísima Al-Qaeda, o organizaciones dependientes de ésta. De hecho, el Libia, tal y como se informó en una única ocasión en los medios de comunicación, varias de las ciudades rebeldes se habían declarado como califatos islámicos, sin que se sepa a día de hoy si esta situación permanece (en cuyo caso, estarían amparados por los rebeldes) o si, por el contrario éstos han establecido una autoridad civil como al menos parece que se nos quiere hacer ver. Tiempo al tiempo, y veremos qué es lo que pasa, sin olvidar que, nos pese o no, el Norte de África no es sino el patio delantero de la Vieja Europa, algo así como el muro exterior de la gran piscina de la casa de campo europea que es lo que los romanos llamaron, con pleno acierto, el Mare Nostrum.

Zapatero a tus Zapatos

El rumor al final se confirmó: Zapatero no será el candidato del PSOE para las elecciones generales que se producirán en 2012. Ahora es cuando empiezan el traqueteo de las diferentes federaciones del partido y la búsqueda de un candidato que no lo tendrá fácil para intentar elevar la intención de voto.




Y es que el futuro candidato llevará a sus espaldas todo el peso de la crisis económica y de la mala gestión de la misma hecha por el gobierno de Rodríguez Zapatero. Los dos nombres que más suenan son el de Alfredo Pérez Rubalcaba actual vicepresidente primero y portavoz del Gobierno y el de Carme Maria Chacón Piqueras actual ministra de Defensa. Ambos tienen las fuerzas repartidas entre las distintas Federaciones del Partido.



Con motivo de este cambio subimos una encuesta a la web y os preguntamos cual creeis que sería el mejor Candidato para relevar a Rodríguez Zapatero.

!Esperamos vuestros votos!