viernes, 10 de febrero de 2012

Sil


Lo reconozco, me gusta este vagón,
el transcurrir del Sil colorea las horas,
con cromados de verde y amapolas
crecen entre las laderas gentiles
borrachas de ver viajar y quedando
dormidas entre piedras y railes,
bajo la ronquera de un sol gastado.



No pienso en llegar, aún no me he marchado,
no quiero dormir, no quiero nada,
me basta esperar,atar el pasado
al tren que siempre abre camino,
en los días que acaban antes de empezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario