lunes, 19 de marzo de 2012

Que viva la Pepa!!! Retales del 19 de Marzo

Tal día como hoy, hace exactamente 200 años, se promulgaba y entraba en vigor la Constitución de Cádiz, aprobada en la jornada anterior por las Cortes reunidas en una iglesia de la ciudad de Cádiz, sitiada por los franceses.

La que sería nuestra primera Carta Magna, permanecería en vigor tan sólo dos años, desapareciendo su aplicación con el retorno a España, una vez finalizada la Guerra de Independencia, del Monarca absoluto Fernando VII. Con posterioridad a este periodo, la Constitución de Cádiz volvería a estar en vigor en dos ocasiones más: así, en el denominado Trienio Liberal, que duraría de 1820 a 1823, la Carta Magna volvía a ser la máxima ley del moderno Estado Español.

Este periodo, daría comienzo con el pronunciamiento militar del Tte. Coronel D. Rafael del Riego, en la localidad de Las Cabezas de San Juan, hecho que tendría lugar el 1 de Enero de 1820, cuando el citado militar se preparaba para dirigir la operación militar contra los movimientos independentistas de las colonias americanas.

Pese a que en un principio el apoyo al Pronunciamiento fue más bien escaso, con el tiempo ganaría en importancia, logrando que el día 8 de Marzo del mismo año, el monarca Fernando VII jurase en Madrid el acatamiento de la Constitución de Cádiz, que el mismo se había negado a asumir en 1814, El día 10 de ese mismo mes, Fernando VII publicaba un manifiesto en el que asumía la Constitución.

El Trienio Liberal, finalizaría en 1823, con el envío, por parte de la Santa Alianza, compuesta por Prusia, Austria, Rusia y Francia, y reunida en el Congreso de Verona el 22 de Octubre de 1822, de una fuerza militar en apoyo del monarca Borbón: los denominados 100000 Hijos de San Luís, penetrarían en abril de 1823 en España por los Pirineos, obligando al Gobierno Liberal a retroceder hasta Cádiz, donde finalmente se impondrían a las fuerzas pro-Constitucionales. Don Rafael del Riego, sería ajusticiado en la horca el día 7 de Noviembre de 1823, en la plaza de la Cebada de Madrid.

Con la finalización del Trienio Liberal, Fernando VII restablecería el absolutismo, dando lugar a la denominada “Década Ominosa”, que duraría hasta 1823.

El 1836 y hasta 1837, la Constitución de Cádiz, volvería a estar vigente, durante el lapso de tiempo en que el Gobierno Liberal redactaba la nueva Carta Magna, la Constitución de 1837.

La Constitución de Cádiz supuso un verdadero avance democrático en España, estableciendo, entre otras muchas disposiciones, el sufragio universal masculino indirecto, la soberanía nacional y el paso de súbditos a ciudadanos, así como la monarquía constitucional y la separación de poderes.

Sin embargo, parece evidente que, al menos en su primera etapa, la Constitución de Cádiz, conocida popularmente como “La Pepa”, por haberse promulgado el día de San José de 1812, tendría en la práctica poco valor real, pues la mayoría del territorio español estaba en manos del gobierno pro-galo de José I de España (conocido como Pepe Botella por el pueblo).

La importancia de la Constitución de 1812, se puede juzgar con el hecho de que, traducida debidamente al italiano y con a penas unas pocas modificaciones, se establecería como la primera Constitución del Reino de las Dos Sicilias, por decisión del Parlamento del citado país el 9 de Diciembre de 1820, siendo la Carta Magna sancionada por el Monarca Fernando I.

A modo de curiosidad, merece la pena destacar que, tras la abolición por orden de Fernando VII de la Constitución de Cádiz, el monarca realizaría una visita oficial a la ciudad, prohibiéndose por las autoridades cualquier referencia a la Constitución suprimida por el monarca. Sin embargo, el pueblo de Cádiz, utilizaría una vez más su ingenio y pillería, para, al paso del rey, gritar: “Viva la Pepa”, demostrando de ese modo su respeto por la Carta Magna de 1812.

No hay comentarios:

Publicar un comentario