domingo, 10 de marzo de 2013

Anhelo


Nada, la más escueta mueca,
el recibir sin dar aliento,
saber caer con los pies por delante,
como en un mal paso de tango

roto de nubes el cielo,
mientras gira la rueda, amante
de otro verano aciago,
sin venas ni cráneos morenos,

solo estupor, de ser Levante,
y arrastrar mis pasos por tus caderas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario