sábado, 27 de julio de 2013

In Memoriam

Ahora sois poesía,
suspiros sin lágrimas ni nubes negras,
lluvia que seca el rocío,
corazones de azul y blanco,
abrazos sin espera,
el agobio de la alegría,
soledad entre el gentío.

Ahora sois poesía,
setenta y ocho sonetos, repletos de luz,
rimas asonantes, acentos de cariño,
regatos de vida, camino de vuelta,
la mirada de mis ojos, en el mar, el azul,
Compostela de angustia repleta.

Ahora sois poesía,
cantigas, recuerdo, bastones peregrinos,
héroes de Angrois, donantes de esperanza,
sudor de bombero, lágrimas de policía,
abrazos de edredón,  futuro de caricias.

Si, ahora sois poesía,
charcos de llanto por el Vilar,
piedras silenciosas, sirenas varadas,
ronroneo de las riberas del Sar,
Alameda desalmada, de orquestas enlutadas.

ya están saliendo, poco a poco, ¿no los veis?
Allí en el horizonte de esta noche con desvelo,
Son setenta y ocho trenes hacia el cielo.




A la perpetua memoria de las víctimas del accidente ferroviario 
acontecido en Santiago de Compostela a 24 de Julio del año de 2013

jueves, 25 de julio de 2013

La entrada que nunca hubiera querido escribir

Hoy el café es más amargo de lo habitual. Por la ventana veo caer finas gotas de agua, que no mojan pero calan  los huesos. Me he puesto a hacer lo que nunca hago en el blog: usarlo como un diario. No considero que tenga una vida lo suficientemente interesante como para hacer un hilo argumental que les consiga  enganchar. Ni siquiera completaría un capítulo "piloto". Pero hoy necesitaba convertir en letras algunas imágenes.

No han pasado 24 horas del accidente del Alvia Madrid-Ferrol . Ayer era indescriptible ver a toda la marea de gente saliendo del Obradoiro, una vez que se anunció la cancelación de los fuegos del Apóstol , marca ineludible que da comienzo a las fiestas de la capital de Galicia. Miles de personas calladas, refugiadas en sus propios pensamientos, cabizbajas con el alma a dos kilómetros de la Zona Vieja Compostelana. Esas almas que formaban mantas y edredones con los que los vecinos de Angrois tapaban a las primeras víctimas del fatídico accidente. Rompían ventanas de los vagones y arrastraban a la vida a los pasajeros de aquella jaula. Ver sus caras en la televisión, a un chaval de no más de 20 años, llorando de rabia por no poder hacer más. Para que queremos superhéroes. Gracias es poco para agradecer esas lágrimas.

Seguid creyendo en la solidaridad, como en  la de los cientos de donantes de sangre que colapsaron el Centro de Transfusiones de Galicia situado en mi querido Campus Sur, como la de los médicos y enfermeras de vacaciones que se acercaron al CHUS para ayudar en lo que sea, la del personal sanitario extranjero, de turistas por Santiago, que se presentaron en La Rosaleda para ayudar, como en la de los hosteleros de Compostela que, en plenas fiestas , con gran ocupación hotelera, han cedido todo lo que está libre para alojar a las familias,. Seguid creyendo.

Hoy día 25 de Julio de 2013, día de Galicia, quisiera que nos sintamos orgulloso, de lo que somos, de como sentimos, porque somos un solo corazón. Y ayer se demostró. Y no hay palabras para abrazaros.

Mi más sentido pésame a las familias de los fallecidos, y una pronta recuperación a los heridos.

Aunque a veces duela , hay que seguir caminando.

Maldita sea, ojalá nunca tuviera que escribir esto.