sábado, 28 de diciembre de 2013

El sendero de felices desencantos. Parte 3 (final)


Tormenta.

Sofía se despertó sudorosa, y se incorporó tan súbitamente que se golpeó la cabeza contra el somier de tablas de la litera superior. Estaba tan frustrada de acabar así su sueño que apagó el despertador de una sonora palmada. Se levantó despacio y caminó con suma levedad los dos metros que le separaban del aseo. Eran las 5:30 de la mañana y no quería despertar a sus tres compañeros de habitación. Alguno acababa de llegar del trabajo.
Sofía encendió el fluorescente del baño que, como siempre, tardaba casi siete segundos en encenderse, después de parpadear insistentemente. Lo tenía más que cronometrado. “Maldito y asqueroso fluorescente” susurraba mientras lo miraba con la mayor cara de desprecio. En el pequeño y desquebrajado espejo observó aquel mar de ojeras epílogo de las pocas horas de sueño y preludio de las pocas que vendrán. La jornada de hoy sería demasiado larga. Y lo peor es que no había empezado todavía.

“Es el paraíso, la nueva tierra de oportunidades, muchos en tu situación ya se fueron, allí si te sabrán valorar…” Recordaba mientras apoyaba la cabeza contra el vagón del metro. El vaho de su respiración dibujaba una niebla en su mirada. Y en sus ojos un meandro de lágrimas.

Como casi todos los días no sabía qué le depararía la jornada. Trabaja para una empresa de mudanzas, y dentro de la misma, tiene un contrato a tiempo parcial con una empresa de trabajo temporal. Es uno de esos magníficos minijobs de los cuales hablan  tan bien en los informativos de televisión. Lo maravilloso de su contrato es que puede trabajar a cualquier hora del día, según le digan la víspera, por lo que no puede organizar una rutina semanal de manera normal. Bueno, esta semana sabía que tenía que trabajar 4 días en el traslado de unas oficinas administrativas de una importante maderera. Jornadas de nueve horas en una zona industrial alejada de su barrio, ya por sí el extremo del extrarradio de la ciudad. “Siempre puede ser peor”, pensó. Comenzó a llover.
Este trabajo solo era un pétalo de la maldita flor. Como muy tarde salía de trabajar a las 17:00 y de 18:30 a 22:00 se ponía el delantal en una hamburguesería sirviendo menús colapsados de grasas trans. Sobrevivir era la única opción. Pagar el alquiler del piso, la primera necesidad.
La mañana del sábado la empleaba en repartir curriculums por los principales medios de comunicación de la ciudad, y una batería de emails a los de todo el país. Existía demanda de periodistas españoles. O eso le dijeron. Por la tarde tiene trabajo en la hamburguesería hasta cierre. Por la noche solo piensa en dormir.
El domingo es su día libre, y normalmente queda con sus compañeros de piso. O de trinchera, como decían ellos. Dan una vuelta por el centro, debaten sobre sus sueños y  expectativas a corto plazo. Hablar incluso de medio plazo era una soberana locura. El problema era la tierna angustia de saber que mañana tocaba otra mudanza y más hamburguesas. Y más madrugones, y otro resbalón en la memoria, y mandar más curriculums, y otra llamada por Skype fingiendo la creencia de que las cosas van a mejorar. E intentar sentirse útil y valorada, cuando casi ya no confías ni en ti misma. 




IV

Septiembre.

Las uvas ya deben estar maduras”, susurraba Sofía mientras dibujaba un sol sonriente  en el cristal de un viejo vagón de metro.





Aquí termina el relato. Gracias a todos por vuestras lecturas.















martes, 24 de diciembre de 2013

Desde Pensamientos Reducidos.... Feliz Navidad!

Desde Pensamientos Reducidos queremos desearos unas feliz Navidad y un próspero año 2014.

Si me preguntais que espero yo del año que entra, os lo resumo rápidamente. Más ciencia, más conciencia y respeto ambiental, más investigación, que al final es el gérmen de nuestro desarrollo y un saco de racionalidad para todos los estamentos políticos españoles. Como digo siempre, sobran políticos pero hace falta mucha política. 

Un abrazo enorme para todos. Gracias por vuestras lecturas.




domingo, 22 de diciembre de 2013

Y los mares serán desiertos.




A mediados de diciembre de 2013 Israel, Jordania y la Autoridad Palestina llegaron a un acuerdo para intentar salvar el Mar Muerto. El que fue uno de los lagos más importantes del mundo, ahora se encuentra en estado quasi-árido, con suelos altamente contaminados por metales, con escasa inactividad pesquera, descendiendo casi un metro de nivel por año ( se estima que en 50 años se seque definitivamente) . Con este proyecto  ,como una vena de vida, se creará un acueducto de unos 180 kilómetros que una el Bíblico mar Rojo con el mar Muerto para de esta manera, bombear unos 200 millones de metros cúbicos de agua. Aunque ya existen voces discordantes  que justifican que esta mezcla de aguas, afectará gravemente a la salinidad del mar Muerto y a un cambio relevante en la composición bacteriana del mismo. Y yo me pregunto, ¿ es peor el remedio o la enfermedad?

Pero no solo el Mar muerto tiene problemas de sequía crónica e casi irremediable. Uno de los que más conocidos es el Mar de Aral situado entre Kazajistán y Uzbekistán, lo que antaño fue terreno URSS. Los excesos y mala gestión llevado en la época soviética y la sobreexplotación humana de la zona han hecho que en menos de un siglo, un mar que era el sustento de una región , se convierta en su lenta agonía; pobreza, enfermedades debido a la contaminación y un suelo muerto debido, entre otros factores, al exceso de salinidad. En la imágen de satélite que viene a continuación podeis ver como ha cambiado la zona hidrológica de Aral. A la izquierda fotografía tomada en 1989, a la derecha en 2008.


Y la pregunta del millón, ¿por qué se secan de esta manera los lagos o mares interiores? Pues lo podemos responder de manera tajante. Por nuestra culpa. La sobreexplotación de los recursos hídricos hasta casi la desertización, el no tener conciencia ecológica ni educación ambiental , y algo básico que casi nunca tenemos en cuenta; el no respetar el balance de masa de los sistemas naturales.Si rompemos la cadena de un sistema vivo sin tener la  precaución de asegurar su funcionamiento ecológico, estamos condenando al propio sistema a su degradación y probable destrucción. Y supuestamente nosotros somos una especie inteligente. Cada vez tengo más dudas.



"Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a si mismos" CARTA DEL JEFE INDIO Noah Sealth, 1854






 Fuentes consultadas:

Diario ABC

sábado, 21 de diciembre de 2013

El sendero de felices desencantos. Parte 2

Otoño.
Las primeras hojas sin aliento de los castaños cubrían el camino que desemboca en la casa de Sofía. Aunque el chico del tiempo, como decía su abuela, dijo que el frío estaba a la vuelta de la esquina, los días se mantenían soleados y con una temperatura más que agradable. Desde la terraza se visualiza la gama cromática de ocres como en una cascada de letargo anticipado. Al fondo, las colinas dejaban paso a la gris piel de roca y al dulce precipicio que desemboca en el Sil, vestido con el verde oscuro de sus mejores galas. Sofía respiraba profundo los restos del Nordés abriendo la palma de las manos para sentir su caricia. “Esto es lo más parecido al paraíso” pensó, mientras perdía la mirada observando el vuelo de un pequeño y simpático gorrión.
Los días pasaban despacio y en su cuaderno de bitácora iba anotando con tinta de ayer lo que ese verano/otoño había deparado; risas, bicicleta, viaje a Roma, amigos, nostalgia, cachorritos de Lana, playa de San Jorge, conciertos, despedidas, corte de pelo, nuevo ciclo, disco de Quique González, boda de Paula, primeras palabras de su primo Andrés, amor pasajero, partituras….. Sentía que tenía la llave de miles de cancillas. Solo tenía que buscar, reflexionar y decidir. Y entrar con la ilusión y el nerviosismo de la primera vez y la responsabilidad inexperta el primer día.
 


No había prisa. Sofía creyó siempre que su oportunidad llegaría sin más. Solamente había que estar preparada. Se remangó el jersey y dejó a un lado sus pensamientos. Era hora de poner la mesa para la cena. ¡Y qué cena! Gran parte de la familia se había reunido para demostrar el buen gusto ancestral que tenemos los gallegos por la comida. Una pena que el vino nuevo aún no esté listo. Listo si que estaba el cocido, y el olor a castañas que subía lujurioso por las escaleras que dan al patio. El reconvertir un viejo bombo de lavadora en un asador giratorio había sido una idea fantástica. El padre del invento era su tío Javier, el cual no tenía nada que envidiar a MacGyver.  Era el manitas de la familia, capaz de coger un trasto inservible y reconvertirlo en algo funcional. Era el responsable de I+D+i de la familia. Sofía se reía mucho con él, aunque creía que pegarle una radio a una caña de pescar, para así poder escuchar los partidos del Deportivo mientras remontaba el río, tampoco se le podía considerar invento transgresor. Pero aún así se lo aplaudía.
La cena terminó con el típico baile de salón de botellas de licores caseros por la mesa. Mientras su padre colocaba el tapete y buscaba honorables rivales para jugar al tute, Sofía se levantó para recoger la cafetera y algún otro pocillo que quedaba disperso por la mesa. Entonces, en ese preciso instante, sonó el despertador.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Gaia, el viaje más maravilloso.Pero no el primero.

La Agencia Espacial Europea (ESA)  ha lanzado su proyecto más ambicioso al espacio. El telescopio Gaia, que ha tardado 20 años en desarrollarse con un gasto aproximado de unos 1000 millones de euros. Su extraordinaria tarea será la de elaborar un catálogo de las estrellas de la Vía Láctea así como un mapa detallado de la misma.

Cada vez que leo una noticia de este ámbito no puedo dejar de pensar en lo orgullosos que estamos de nuestra tecnología actual y de nuestro frágil y pequeño mundo azul. Pero a veces nos olvidamos de recientes épocas pasadas, en el origen de la exploración espacial, cuando la NASA, gastaba ingentes cantidades de presupuesto y recursos humanos, para conseguir eso con lo que Carl Sagan siempre teorizó; un posible contacto científico con otras formas de vida inteligente. Si han leído bien, científico.

Les suena la misión Kepler?

La misión Kepler (2009) es un proyecto de la NASA la cual, en resúmen, busca planetas extrasolares, análogos a la Tierra, es decir que puedan albergar algún tipo de vida. En estos casi cinco años que lleva en funcionamiento la misión ha encontrado numeroso candidatos, exoplanetas que pueden ser similiares al nuestro. 

  

¿Por qué saco el tema de la misión Kepler? Pues porque como decía antes, lo que ahora es tecnología punta, hace casi 50 años era puro romanticismo. Para muestra adjunto un artículo publicado en este mismo blog hace un par de años.

Agosto de 1977

Por fin el disco de oro (literalmente) ha sido grabado y la primera viajera puesta en marcha para intentar llevarlo a algún sitio. Un par de meses después, comenzaría su viaje la segunda.

La viajera es una sonda estadounidense enviada con el único objetivo de ser encontrada y demostrar a cualquier inteligencia extraterrestre que existimos.
El disco de oro es el mensaje. Una selección de música, sonidos e imágenes de la tierra. Imagenes para encontrar la Tierra y saludos en más de 50 idiomas humanos. Aquí todo el contenido del disco de oro.

Ahora, imaginad por un momento que realmente algo encontrara la sonda. Según los científicos que la idearon no está diseñada para ser descifrada, ya que su mera existencia demuestra la existencia del ser humano y su interés por contactar con inteligencias y civilizaciones extraterrestres. Pero imaginad por un momento que además de encontrarla, tienen a mano un reproductor de CD's grabados en oro y que, además, consiguen descifrar todo su contenido. ¿Que pensarían?

Saludos grabados en más de 50 idiomas, pronunciados por hombres y mujeres indistintamente. imágenes de la sociedad de la tierra en completa armonía, la naturaleza terrestre en su máximo esplendor junto con fotografías de grandes urbes.

¿Qué sensación da?

Creo que no se equivoca mucho  Ismael Serrano en su canción Habitantes de Alfa-Centauro encuentran la sonda Voyager. Y os dejo con su último verso para que entendáis a que me refiero.


"Decidimos por fin aterrizar,
dónde estaría el cénit de la humanidad:
África, donde habitó el humano primigenio."



Cada uno que saque sus propias conclusiones de como realmente somos y como intentamos aparentar lo que deberíamos ser. 


Enlaces interesantes.

lunes, 16 de diciembre de 2013

Que poco sabemos de.... El gas Radón



En esta breve entrada vamos a hablar de Química, en concreto del radón. Del gas radón. No me refiero elemento químico número 86 perteneciente al grupo de los "intocables"  gases nobles. Existe en dos formas; en forma gas (no huele, es insípido e incoloro)  y como un  sólido de rojizo.

El radón es un gas radioactivo que proviene de la descomposición natural del uranio y el torio los cuales se encuentran formando parte los minerales que forman parte de los suelos.Este gas se flitra por las porosidades del terreno hasta la superficie y pasa a formar parte de la atmósfera. El problema viene cuando el radón se filtra por grietas o fisuras a nuestras propias casas y allí poco a poco se va concentrando. Cualquier vivienda se ve expuesta a él, da igual la altura, tenga o no sótano, ya que no depende de la profundidad.

Según la OMS las concentraciones habituales de este gas al aire libre son bajas, entre 5 y 15 Bq/m3 ( el Becquerel, Bq, mide la actividad radioactiva, equivale a una desintegración nuclear por segundo) pero se han detectado concentraciones a niveles superiores de 200 Bq/m3 en viviendas y casi el doble en antiguas minas de carbón exentas de ventilación. 
El CSN (Centro de Seguridad Nuclear) en  su guía sobre control de la exposición a fuentes naturales de radiación plantea las concentraciones medias anuales de radiación de la siguiente manera;


  •  Para edificios ya construidos el nivel de referencia para iniciar acciones de remedio será el  recomendado por la Unión Europea de 300 Bq/m3 de concentración media anual de radón. 
  • Para edificios de nueva construcción, en los que es más sencilla y efectiva la introducción de medidas destinadas a la reducción de los niveles de radón, se recomienda un nivel objetivo  de diseño de 100 Bq/m3 de concentración media anual de radón.

 Pero ahora viene lo que a usted supongo que mas le preocupa. ¿Cómo nos afecta el radón?
Siento ser tan directo pero la exposición a gas radón según la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos)  es la segunda causa principal de cáncer en los Estados Unidos y la principal en las personas que no fuman. El radón es responsable de alrededor de 21,000 muertes de cáncer pulmonar cada año, de la cuales un 14% son de personas no fumadoras.

Pero antes de que cunda el pánico, la solución para eliminar esta concentración de gas en nuestras casas es gratis ( ¡y funciona!) y básicamente es: 

  • Ventilar diariamente nuestra vivienda.
  • Evitar grietas en sótanos y que éstos estén bien ventilados.


Y permítanme a los lectores no españoles que tenga una deferencia con mis compatriotas. Este es el primer mapa que delimita las zonas de España más expuestas al radón llevado a

cabo por científicos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Las zonas más afectadas son las más occidentales, debido básicamente a la composición y mayor concentración de Uranio en los suelos. 



El radón es peligroso. Si,pero evitable. El problema a mi modo de ver es la falta de información que tiene el ciudadano, y el miedo que tenemo a todo lo que suene a nuclear. No son necesarias medidas, ni presupuestos estatales, solo información y concienciación. Venga, que abrir las ventanas todas las mañanas durante un rato ¡no cuesta nada!










sábado, 14 de diciembre de 2013

El sendero de felices desencantos. Parte 1



Llovía.

Las gotas de agua golpeaban con firmeza el cristal de la pequeña ventana, mientras en la calle, la gente encogía los hombros como en un mecanismo ancestral de defensa contra aquella perenne borrasca. Sofía los miraba, incluso esbozaba una leve sonrisa. Era bastante cómico ese devenir errante mientras ella estaba cómodamente sentada al calor de un pequeño radiador. La habitación era pequeña, pero muy acogedora. Según entrabas en ella a la derecha había una cama de 90, una estantería metálica llena de libros y apuntes encuadernados. Al otro lado un estrecho armario de madera pasado de moda (típico de piso de estudiante) a juego con el cabezal de la cama y justo en frente, su espacio de estudio. En la mesa revuelta había notas, café, alguna foto, bolígrafos, folios en blanco y apuntes de último curso de Licenciatura en Periodismo. Solo faltaba el último paso, para poder llegar a ser lo que siempre había soñado; una contadora de historias, de tradiciones, un pulso de la actualidad, una buscadora de respuestas en el caótico baile de la rutina.

Le estaba costando un mundo terminar esas tres asignaturas, esas que se clavan en la autoestima del estudiante, que cuando entras en la facultad parecen pequeñas colinas, pero luego se transforman en verdaderas montañas, en carreras de fondo que marcan la diferencia. En esos pequeños tropezones que marcarán el viaje, y el cómo llegar a la meta. Al final uno aprende que no importa la distancia, si no lo que aprendes en el trayecto. Llegar es simplemente una consecuencia de lo acontecido. Un cúmulo de idas y venidas.

Sofía seguía mirando por la ventana. La mañana, a parte de lluviosa, era fría. Ese típico frío compostelano, húmedo como agujas heladas que se clavan en la nuca, como un trago de niebla, un desdén de escalofríos. Por el Preguntoiro seguía el trajín de viandantes que, como en una danza improvisada, se cruzaban miradas y algún que otro choque de paraguas. Además de algún peregrino despistado, podía observar estudiantes, señoras rumbo a la plaza de Abastos, comerciales apurados, furgonetas de reparto... el día a día santiagués en el reflejo de los charcos de piedra. Numerosos factores de peso específico para apartar la mirada del folio subrayado. Sofía seguía perdida en sus pensamientos, en recuerdos y en buscar fuerzas y motivación para correr la cortina. A veces el tiempo pasa tan deprisa que los días son como polvo en el viento. No pesan y se pierden en el cielo antes de que te des cuenta. Pronto llegaría Mayo. Y con él los últimos pasos del camino.