domingo, 22 de diciembre de 2013

Y los mares serán desiertos.




A mediados de diciembre de 2013 Israel, Jordania y la Autoridad Palestina llegaron a un acuerdo para intentar salvar el Mar Muerto. El que fue uno de los lagos más importantes del mundo, ahora se encuentra en estado quasi-árido, con suelos altamente contaminados por metales, con escasa inactividad pesquera, descendiendo casi un metro de nivel por año ( se estima que en 50 años se seque definitivamente) . Con este proyecto  ,como una vena de vida, se creará un acueducto de unos 180 kilómetros que una el Bíblico mar Rojo con el mar Muerto para de esta manera, bombear unos 200 millones de metros cúbicos de agua. Aunque ya existen voces discordantes  que justifican que esta mezcla de aguas, afectará gravemente a la salinidad del mar Muerto y a un cambio relevante en la composición bacteriana del mismo. Y yo me pregunto, ¿ es peor el remedio o la enfermedad?

Pero no solo el Mar muerto tiene problemas de sequía crónica e casi irremediable. Uno de los que más conocidos es el Mar de Aral situado entre Kazajistán y Uzbekistán, lo que antaño fue terreno URSS. Los excesos y mala gestión llevado en la época soviética y la sobreexplotación humana de la zona han hecho que en menos de un siglo, un mar que era el sustento de una región , se convierta en su lenta agonía; pobreza, enfermedades debido a la contaminación y un suelo muerto debido, entre otros factores, al exceso de salinidad. En la imágen de satélite que viene a continuación podeis ver como ha cambiado la zona hidrológica de Aral. A la izquierda fotografía tomada en 1989, a la derecha en 2008.


Y la pregunta del millón, ¿por qué se secan de esta manera los lagos o mares interiores? Pues lo podemos responder de manera tajante. Por nuestra culpa. La sobreexplotación de los recursos hídricos hasta casi la desertización, el no tener conciencia ecológica ni educación ambiental , y algo básico que casi nunca tenemos en cuenta; el no respetar el balance de masa de los sistemas naturales.Si rompemos la cadena de un sistema vivo sin tener la  precaución de asegurar su funcionamiento ecológico, estamos condenando al propio sistema a su degradación y probable destrucción. Y supuestamente nosotros somos una especie inteligente. Cada vez tengo más dudas.



"Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a si mismos" CARTA DEL JEFE INDIO Noah Sealth, 1854






 Fuentes consultadas:

Diario ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario