sábado, 18 de enero de 2014

5 minutos para el fin del mundo.



Imaginaros un reloj común y que en él, las 00:00 representan la hora del apocalípsis. La hora del juicio final. El fin del planeta tierra, de su biodiverisdad, de todo atisbo de vida.Pues ese reloj existe y apenas nos quedan cinco minutos. 


La citada máquina de medir el tiempo se creó en 1947 en la Universidad de Chicago.Su función es indicar como se encuentra la situación de la Tierra frente a factores externos,es decir,es un indicador de su vulnerabilidad. Cuanto más cercano está el minutero de las 00:00 más vulnerable y más amenaza de destrucción soporta nuestro pequeño planeta azul.

Reloj del Juicio Final
¿Cómo se mide este indice de vulnabirilidad? Este reloj se mantiene en esta posición desde enero de 2012. Y la variabilidad ( o si lo prefieren, los minutos que nos queda antes de desaparecer) se mide  según la situación política,ecológica, científica y militar en todo el mundo.  En esta última "revisión horaria", los científicos han decidido que el riesgo de una catástrofe tecnológica mortal para la civilización es  alta, y que las manecillas, por tanto, deben permanecer a cinco minutos para la medianoche. 


Pero tranquilos. Las agujas del reloj han estado ya en numerosas ocasiones cerca de la hora del desastre. Algunas destacadas son:
  • El peor momento en sus 57 años de vida fue en 1953, cuando solo faltaban dos minutos para  las doce debido a  la primera explosión de una bomba de hidrógeno por parte de Estados Unidos. 
  • Durante la Guerra Fría concretamente en 1962, con la crisis de los misiles de Cuba
  • En 1984, faltaron tres minutos  para la hecatombe como respuesta a la carrera armamentística en la recta final de la Guerra Fría.
¿Qué nos indica este factor? Pues que no podemos dormirnos, nosotros somos la incognita de la ecuación, los responsables de los factores de riesgos.

El que suenen las últimas campanadas del planeta depende de nuestros actos. Sólo de nosotros.



Fuente: ABC

jueves, 16 de enero de 2014

Micropoemas I : Terciopelo



Ser acento de verso agotado,
rama de viento de aquel temporal,
aquel que secó tus párpados y mojó los veranos,
los últimos días de agosto, arcilla derrocada,
enroque de sentimientos, pálido azul, 
cantiga,noche,luz, alma.

Y en el corazón de toda amapola, tú.

miércoles, 8 de enero de 2014

Carta abierta a los políticos españoles. Parte 1 : de la crisis y otros aspectos económicos.


Del latín politicus y esta del griego antiguo πολιτικός , relativo al ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano'  (Wikipedia)

Señores políticos de este país llamado España. Esto es una carta abierta a todos ustedes, sean del color que sean, aunque es posible que ninguno de ustedes se digne a leerla, ni siquiera a dedicarle dos minutos en una lectura rápida. ¿Saben por qué? Verán yo se lo explico muy brevemente; les importa muy poco ( déjenme esta concesión, en vez de poner nada) lo que piensa un servidor. Más bien les importa nada lo que piense cualquier ciudadano. Ah si , perdonen, tienen razón, les importa mucho lo que piensa todos los ciudadanos cuando se aproximan elecciones, se replica en ustedes el gen de la amabilidad y la defensa de los intereses ciudadanos. Pero no todo va a ser malo en este primer párrafo. Tengo que felicitarles de corazón por promover el folclore en España: con muchas mentiras y poco trabajo han transformado España en un país de pandereta. Les felicito.
En esta serie de cartas les voy a exponer unas cuantas reflexiones, las cuales tienen la fuerza racional de algo tan simple como la lógica. Algo que, pese a su preparación, todos ustedes parecen carecer.
Si, se creerán que voy a decir lo que sale en todos los medios, que la crisis es inevitable, que estamos aumentando el nivel económico y la futura creación de empleo, que si ya se ven brotes verdes, que el IVA es un ajuste temporal… Verán decía muy acertadamente Henry Ford que la mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos y ustedes no tiene la culpa directa de la crisis, pero si de como nos ningunean.  Han tardado tres años en hablar de desaceleración económica. Que pasa, no tienen agallas de salir a la sala de prensa de la Moncloa, y decir algo como : “ Queridos ciudadanos, tenemos un problema” ¿No creen que la gente aceptaría una subida de impuestos si el gobierno de turno da la cara, si se nota confianza en sus palabras, y no miente más que habla? ¿Se deja de rodeos? o peor ¿ deja de escudarse  en  gobiernos pasados para tirarse a la cabeza los trastos sin enfrentarse a los problemas?  Esas hazañas de patio de colegio no valen aunque a ustedes les sean útiles todos los días.
No, no se sorprendan con la pérdida de confianza, es normal.  No escuchan al ciudadano,recalifican a su antojo, juegan con los presupuestos del Gobierno ( para que nos entendamos, el dinero de todos los españoles) según les conviene, tienen los bolsillos abarrotados de dinero sucio, cambian leyes como se les antoja sin recapacitar ni contar con la opinión de los diferentes colectivos sociales, usan sus programas electorales para envolver chorizos ( que ironía) y privan a la sociedad de una de sus armas más poderosas para rebatirles: la educación. Pero eso será tinta de la segunda parte de esta carta.
Sin más me despido, suponiendo que estás líneas resbalarán en sus conciencias como aguas de un temporal descafeinado.

Atentamente

                                                                        Juan Sánchez