viernes, 1 de agosto de 2014

Versos de un minutero sordo.




Es un barranco, 

              una idea sostenida por la plata de tu aliento.

Es un barranco,

             nada más, caída perpetua al fondo del cenicero,
             ese que nunca me acuerdo de rellenar, por no vaciar mis pulmones.

Es un barranco,

              de agua de canela que carcome y taladra,
              subir ladera abajo, con el sudor por montera,
              pintando un amanecer de óxido y saetas,
              de nubes insalubres de agujas quemadas,

Es un barranco,

              de lomos de lodos carentes de badenes,
              suerte y desgracia en la misma tirada,
              cada mañana llueven piedras, 
              aquellas que ayer arropé con sábanas hiladas,
              zurcidas con un latir de polvo y lana.

Es un barranco,

              la expresión mas cercana, letargo,
              sinónimos enfrentados, luz de aceite.
              aroma de aquel atardecer, que nunca acabó de abrazarte.
      
            

No hay comentarios:

Publicar un comentario