viernes, 19 de septiembre de 2014

La gran mentira de la Voyager

Recuerdo esa canción de Ismael Serrano donde cuenta la aventura de una civilización perdida del espacio que se topa con un extraña sonda que con un mensaje en su interior. Nunca mejor dicho, basada en hechos reales.


La sonda Voyager 1 fue lanzada desde Cabo Cañaveral el 5 de septiembre de 1977.  El que escribe estas lineas no había nacido ( y ni siquiera estaba en proyecto), cuando por Júpiter  en 1979 y por Saturno en 1980. Fue nuestros primeros ojos para estudiar de forma somera el Sistema Solar y el primer objeto creado por el hombre que lo abandonó en 2003, tras 26 años de soledad espacial.

Lo que realmente ha hecho famosa a la Misión Voyager es el disco de cobre chapado en  oro de 30 centímetros de diámetro  que la sonda lleva incorporada. En palabras de Carl Sagan, astrónomo que dirigió la creación de este disco, es una botella lanzada al mar cósmico que lleva algo esperanzador sobre la vida de este planeta




En este disco se encuentran:
  •  115 imágenes de la Tierra que informan sobre la policulturalidad de nuestro planeta, la comida, los hábitos de los humanos, ciencia..
  • Sonidos naturales de nuestro planeta: Lluvia, latidos de corazón, cantos de ballenas, pájaros, truenos, olas de mar...
  • 90 minutos de música desde Mozart a Louis Amstrong
  • Un saludo grabado en más de 60 idiomas 
  • Un esquema de la estructura biológica de un hombre y una mujer
  • Un mensaje a modo de prólogo de Jimmy Carter (presidente de EEUU en la época que se lanzó la sonda) y del secretario de Naciones Unidas Kurt Waldheim
Todo este registro esta grabado en los surcos del disco con una aguja y instrucciones grabadas de manera simbólica para su reproducción ( no vaya a ser que la civilización que lo encuentre no pueda o no sepa como reproducir el disco).

En el siguiente vídeo pueden oír íntegro el mensaje grabado en la Voyager:


Tal como empecé esta entrada, en la canción de Ismael Serrano esa civilización se dirigía a la Tierra para conocer tan maravillosa civilización. Lo grabado en el disco era lo más maravilloso que nunca habían escuchado.

Se darían la vuelta totalmente decepcionados. Está claro. 

El mensaje tal y como Sagan reflexionó busca esperanza en el desarrollo de la Tierra. Es como un recuerdo bueno en una tarde gris. Hoy hace 37 años de ese mensaje. Y la esperanza es cada vez menor ya que no usamos los recursos de la Tierra pensando en las venideras generaciones. Nos cargamos culturas, invadimos, creamos guerras, destruimos idiomas o traficamos con sentimientos solo por un puñado de dólares. Sagan anticipó de manera brillante un recuerdo del futuro.

Incluso usted y yo,seres terrestres ( o eso espero), si escuchamos la grabación nos invade un aire de melancolía y de paz. Cerramos los ojos y parece que realmente ese no es nuestro planeta. Es maravilloso, ¿quién no quisiera vivir ahí?. No es nuestra globalización. No es nuestra última esperanza. Somos tan zoquetes que mandamos un mensaje de belleza solo para aparentar lo que ahora mismo no somos. La globalización es mentira. Pero eso es para otro tema.


Sigue buscando esperanza Viajero. Quizás tu seas dentro de no muchos siglos, el testigo legible de que el paraíso estuvo en la Tierra.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cajón de Sastre: Buscando el quinto pino

Cuando queremos expresar la lejanía de un lugar determinado, decimos que se encuentra en el quinto pino

El origen de esta expresión se remonta a principios del siglo XVIII en el Madrid de Felipe V. En aquel tiempo la calle más larga de la Capital era el Paseo de Recoletos y se decidió plantar en la misma cinco pinos muy frondosos separados por una distancia importante.

El primer pino se plantó en la zona más baja del paseo, mientras que el quinto se encontraba en la más alejada (en las inmediaciones de lo que hoy es el Paseo de la Castellana, a la altura de Nuevos Ministerios). Para recorrer los cinco pinos había que recorrer una distancia de unos tres kilómetros.




Se cuenta que este quinto pino era el lugar donde se reunían jóvenes enamorados buscando un poco de intimidad. Tambíén era muy común establecer reuniones en los diferentes pinos del paseo a modo de referencia ( Quedamos en el primer pino, en el segundo...) 

Entonces... ¿en qué pino quedamos?