miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cajón de Sastre: Buscando el quinto pino

Cuando queremos expresar la lejanía de un lugar determinado, decimos que se encuentra en el quinto pino

El origen de esta expresión se remonta a principios del siglo XVIII en el Madrid de Felipe V. En aquel tiempo la calle más larga de la Capital era el Paseo de Recoletos y se decidió plantar en la misma cinco pinos muy frondosos separados por una distancia importante.

El primer pino se plantó en la zona más baja del paseo, mientras que el quinto se encontraba en la más alejada (en las inmediaciones de lo que hoy es el Paseo de la Castellana, a la altura de Nuevos Ministerios). Para recorrer los cinco pinos había que recorrer una distancia de unos tres kilómetros.




Se cuenta que este quinto pino era el lugar donde se reunían jóvenes enamorados buscando un poco de intimidad. Tambíén era muy común establecer reuniones en los diferentes pinos del paseo a modo de referencia ( Quedamos en el primer pino, en el segundo...) 

Entonces... ¿en qué pino quedamos?









No hay comentarios:

Publicar un comentario