domingo, 21 de diciembre de 2014

Alguien tenía que decirlo: El Hobbit, la batalla de los cinco ejércitos.

Aviso, el texto que viene a continuación puede contener spoilers de la película. Si no quieres saber que Darth Vader es el padre de Luke, ¡no sigas leyendo!


Y se encendieron las luces de la sala después de los últimos créditos de la película, nadie aplaudía, ni siquiera se comentaba la aventura terminada desde aquel "Viaje Inesperado". El público que acabábamos de disfrutar del Maratón de El Hobbit con sus tres entregas, se había quedado helado, como el hielo del que resurge Azog.


Quizás ese fuera nuestro problema de percepción. El disfrutar las tres películas seguidas. Ciertamente se aprecia el ritmo demasiado apurado de la última entrega, como con prisa por terminar la saga y curiosamente, fue la que más larga se me ha hecho pese a ser la de menor metraje. La idea de cortar el ataque de Smaug a la ciudad del Lago en dos películas y tener que esperar un año para ver el desenlace genera una inquietud , casi ansiedad, por disfrutar de las maravillas del dragón. Para mi es algo más que un personaje animado, está tan bien hecho y humanizado que es un personaje con una carga argumental inmensa. Como decía tanta inquietud por ver a Smaug, para que Bardo lo atraviese con una flecha negra a los 7 minutos de que comiennce la película. Si, todos los fans de Tolkien, enamorados de su obra, sabemos que Bardo se carga a Smaug, pero lo que no me ha gustado nada es que, tras su muerte, aparezca el título de la película ; "La Batalla de los Cinco Ejércitos", una batalla que en el libro no ocupa más de diez hojas y que en la adaptación al cine lleva más dos horas. Con esto quiero decir que me parece un final mucho más digno y redondo para "La Desolación de Smaug" que esta hubiera acabado con la muerte del Dragón y centrar la última entrega en la fantástica batalla.
Bardo contra Smaug con la Ciudad del Lago en llamas.
Lo mejor de esta película.

Otra cosa que no me ha gustado nada es Bilbo. Bilbo es el protagonista del libro, el absoluto protagonista por encima de enanos, Gandalf, Orcos, Águilas, Hijos de Durin... . En esta entrega se disuelve, para aparecer con la piedra del Arca y poco más. Eso sí hay que reconocer la pericia de Peter Jackson para introducir elementos que luego saldrán en El Señor de Los Anillos, como la cota de mallas Mithril que Frodo recibe de Bilbo en Rivendel y que Thorin le regala a este último por su ayuda en la misión de recuperar Erebor.

Aspectos que me sobran de esta adaptación :
  • Azog comandando a los ejercitos orcos (tan bien organizados que parecen legiones romanas, un disparate) utilzando un estandarte móvil digno de una guerra napoleónica.
  • Las piruetas cansinas de Légolas y la historia de tener que ir a buscar a Trancos al Norte, una forma muy poco creíble de por qué está en el Concilio de Elrond ( que ocurre unos 60 años después). Demasiado protagonismo
  • Alfrid, el consejero del Gobernador de la Ciudad del Lago. Cansino total.
  • Por supuesto, la historia de amor entre Kili y Tauriel, con un final esperado.
  • El poco peso que tienen ciertos enanos en la película.
  • Las cabras montesas. Se nota muchísimo su creación digital.

Aspectos que me gustan de esta adaptación:
  • Smaug, el poco tiempo que sale en pantalla.
  • El final de Gandalf llamando a la puerta de Bolsón Cerrado y con Bilbo respondiendo, la misma escena inicial de la Comunidad del Anillo desde otro punto de vista.
  • El resurgir de Saurom
  • Radagast.
  • Los conejos de Radagast
  • La sensación de querer visitar Erebor.
  • Que a Legolas por fin se le acaben las flechas en una batalla.

¿Qué os pareció a vosotros? Os leo en los comentarios.

Saludos!



No hay comentarios:

Publicar un comentario