jueves, 8 de enero de 2015

Algunos hombre buenos


Si ahora no eres humilde recibiendo, el día de mañana no serás generoso dando

Siempre tenía un gesto reconfortante, una mirada perdida en el centro de la ternura, capaz de tirar del alrededor de tus inquietudes y hacerte sentir orgulloso de ti mismo.
El que hoy escribe esto, no hace muchos años, aprendió mucho de lo que hoy conoce de respeto por su forma de ser, de reconocer la religión como una pasión y ayuda a los demás, de como la catequesis puede ser divertida y no obligada, de como cualquiera puede ser importante, de como los que menos tienen son los cimientos de las calles por construir, de como se emocionaba al ver que lo escuchabas. Esa, esa la grandeza. Ser más humilde cuanto más cariño recibes de los demás, y volcar todo ese cariño en fundar Auxilia, que ese cariño recaiga en personas analfabetas de caricias. 
Es muy difícil en los tiempos que corren hacer barrio, crear una corriente de viento a favor, en la cual todo el mundo, de la creencia y forma de ser que sea, te respete por lo que eres, no por lo que quieran imaginar. En las últimas horas se repite la misma despedida, cuatro palabras que, por desgracia, no se repiten todas las veces que se tendrían que repetir diariamente: Era una buena persona

Ahora, con la perspectiva que dan los años y las comparaciones (no siempre odiosas), se ha ido el Bergoglio de Monforte. Descanse en Paz.

Sirvan estas palabras como un  sentido hasta luego.


A la  memoria de Miguel Díaz Mayoral

1 comentario:

  1. Yo solo puedo decir cosas buenas de Don Miguel.Nacida en Calvo Sotelo,mi bautizo fue en la capilla de la estación.Cuando me quise casar,como viviva en el campo de la compañía,me correspondia casarme en la Regoa y el párroco de esa iglesia no me daba su permiso para poder casarme en la ya iglesia nueva de la estacion.Don Miguel,me recibió,me escuchó,me comprendio y me ayudó...lo consiguió y el mismo en la iglesia ya nueva me casó.Y luego bautizo a mi hija...cosa que el también arregló,como veía que era muy grande mi ilusión en todo momento me ayudó....También cuando quise que el cabo de año de la muerte de mi esposo,fuera en la misma iglesia que nos casamos,el en todo momento estuvo a mi ladoMuchas gracias Don Miguel,para siempre en mi recuerdo y en mi corazón...P.D,podia contar un millar de cosas mas,pero creo que esta muestra ya dice todo de la gran persona y sacerdote fue..D.E,P. Don Miguel.

    ResponderEliminar