sábado, 8 de agosto de 2015

Candelas



Sudando ceniza de asfalto,
gotas de vino amargo,
sombras asombradas por agujas,
noche de bujías y motores calados,
en tu arrabal mis últimas arrugas,
mi querer llegar, marchando.

Resplandor, oscuridad desvelada,
como quien pinta de muerte el ocaso,
lágrimas de fuego de lunas menguantes,
yo que me creía en la última playa,
y sólo soy rey de este almanaque,
de desvelos amarillos y recuerdos amargos.

de renglones torcidos y paisajes ciegos,
alma que no siente, pero pesa.


foto original de Guillermo Díaz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario