miércoles, 25 de julio de 2018

La Luna, Torra y el bolsillo de la chaqueta



Combatiremos en las playas a golpe de butifarra. Nunca nos rendiremos

En esto que mirando un periódico digital me fijo en una foto. En una parte de una foto y mi vista hace zoom y un "no puede ser" sale de mi boca de manera innata como si mi cerebro no pudiera asimilar la respuesta nerviosa que mi nervio ocular, algo sobrecogido, le envía; una foto del presidente de la Generalitat de Cataluña con una foto (una foto dentro de la foto, analogía del independentismo puigdemontiano) de Sir Winston Churchill en el bolsillo de la chaqueta, con su mirada penetrante y su postura desafiante. 

Y debajo de la foto un "me dará fuerza". 

Querido lector, la ideología política  del señor Torra y de Churchill son tan antagónicas que si me permite voy a sugerir ciertas analogías en diferentes contextos sociales para intentar explicar esta situación. Esta situación es como si:

  • Un vegano llevara una foto de un chuletón en la solapa de la chaqueta
  • Messi jugara con unas botas en las que estuviera serigrafiado CR7
  • Los de la CUP fueran a misa
  • Nevara durante el verano en Málaga
  • Belén Esteban escribiera un libro
  • Tu cuñado/a te diera la razón por algo
  • Le echaras ajo a la tortilla de patatas 
Una persona que quiere romper un estado soberano como España a golpes de victimismo, mala praxis informativa, miedo y coacción social, llevando una foto del que con sangre sudor y lágrimas consiguió la  cohesión, la resistencia contra un régimen de terror y odio y que gracias a lo pocos dieron por tantos, Europa hoy es lo que es. 

Quizás usted sea independentista, y me argumente que lo que quiere demostrar el señor Torra es que está luchando como Winston, contra un régimen fascista ya que Cataluña está oprimida. Si es así le sugiero una foto de Luke Skywalker, ya de ponernos a decir tonterías que España sea el Imperio Galáctico y Pedro Sánchez Darh Vader. ¡Que ironía! Pedro Sánchez sería el padre de Torra.



49 años de un pequeño paso para un hombre

Muchos de nosotros no éramos ni un proyecto embrionario en 1969 cuando un señor bajaba por una escalera metálica y con un leve salto ponía los pies en la luna. Menudo hito, pisar el hogar de los sueños y desvelos de tantos poetas y donde hay un gallego desde hace tiempo procedente de Ferrol, posiblemente regentando una pulperia-churrasquería. 

Como dijo Amstrong un paso para toda la humanidad, la exploración espacial, la frontera infinita. El desafió del futuro.  Se habla poco hoy en día de la luna, y de la gesta que fue llegar, cómo soviéticos y norteamericanos se enfrascaron en una carrera científica sin precedentes por demostrar quien dominaría la ciencia del futuro. Se habla poco y el espíritu lunar se va perdiendo después de que terminaran las misiones Apolo de la NASA y no se regresara. Pero aunque le parezca raro, es de lo más normal. Ahora mismo la Luna no ofrece negocio y me atrevo a pronosticar que no dentro de no muchas décadas estaremos allí, captando el Helio-3 que tiene nuestro satélite en su superficie y que es un fantástico combustible.  La agencia espacial china lleva años trabajando y centrando su proyecto lunar en esta idea.

Recordando a Amstrong, me dio por imaginar la llegada de Colón y sus carabelas a América, un salto secular de la proeza de pisar la luna.  Me imagino a Rodrigo de Triana subido al palo mayor de la Pinta gritando tierra a la vista y como todos los marinos, con nerviosismo y cierto desasosiego, vieron aparecer en aquella noche, tierra firme ante sus ojos. Me imagino los botes y a los españoles acercándose a las playas de la isla de Guanahaní y al primero que puso pie en aquella nueva tierra. 



Buen camino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario