jueves, 2 de agosto de 2018

De Libros, El día que ser perdió la cordura




Centro de Boston, 24 de diciembre, un hombre camina desnudo con la cabeza decapitada de una joven. El doctor Jenkins, director del centro psiquiátrico de la ciudad, y Stella Hyden, agente de perfiles del FBI, se adentrarán en una investigación que pondrá en juego sus vidas, su concepción de la cordura y que los llevará hasta unos sucesos fortuitos ocurridos en el misterioso pueblo de Salt Lake diecisiete años atrás.


El día que se perdió la cordura es un thriller de Javier Castillo publicado por Suma de letras en 2017 y del que os voy a dar unas impresiones después de su lectura más que recomendada.

Frenética. Es un libro de lectura frenética, los capítulos son muy cortos y casi te sientes obligado a leer un poco más. Javier tiene la maestría de mezclar en un sólo volumen, tres líneas temporales de los personajes de manera que no se pierde nunca la idea argumental, haciéndote sentir cada vez más empático con los personajes. El amor, el odio y la cordura penden de un hilo muy fino, demostrando el autor que quizás en la vida, tus principios dependen de los actos pasados, o de los actos que vendrán. No todo es blanco o negro, y muchas veces las cosas no son como las ves, sino como tú las quieres ver. 
Es un libro rompedor en cuanto a lo que tenemos esquematizado como libro de suspense, huye de esos cánones y crea otros, mantiene el ritmo durante prácticamente toda la obra generando imágenes impactantes en tu memoria.
Recientemente salió a la venta su novela continuación: El día que ser perdió el amor, de la que escribiré aquí próximamente.
Buena lectura y buen camino



No hay comentarios:

Publicar un comentario